À Punt se escuda en que cumple la ley y elude las críticas a las contrataciones

Empar Marco, directora de À Punt. / Damián torres
Empar Marco, directora de À Punt. / Damián torres

Una nueva extrabajadora de RTVV se incorpora al ente un día después de que el tripartito cuestione que el 90% de la plantilla son antiguos empleados

A. CERVELLERA VALENCIA.

Las críticas de PSPV, Compromís y Podemos al proceso de selección de personal de À Punt, la nueva radiotelevisión valenciana, no ha encontrado respuesta en la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC). Las declaraciones de los partidos impulsores de la ley en las que señalaban al Consejo Rector por haber diseñado un sistema que ha permitido que más del 90% de la plantilla del nuevo ente sean extrabajadores de RTVV y haber excluido así a casi cualquier profesional sin pasado en la anterior radiotelevisión y a las nuevas generaciones no quiso ser valorada por À Punt, que se limitó a escudarse afirmando que cumple la ley de la corporación valenciana.

Desde la CVMC aseguraron a este diario que respetan las opiniones de los diferentes grupos parlamentarios respecto a las bolsas de trabajo temporales y destacaron que están en su derecho de hacer las valoraciones que crean oportunas pero señalaron que no está previsto que desde À Punt se haga ningún comentario al respecto, ni siquiera en la reunión del Consejo Rector que tendrá lugar mañana. Ni Empar Marco, directora de la nueva radiotelevisión, ni Enrique Soriano, presidente del Consejo Rector, quisieron valorar las críticas. El mismo día que se denegó comentar esta cuestión la CVMC hizo pública una nueva publicación de puntuación de los aspirantes a los puestos de dirección. Dos fueron las personas admitidas en este proceso y una de ellas, la única candidata admitida para la jefatura de la secretaría de presidencia, había formado parte de RTVV durante nueve años como productora.

El hecho de que más del 90% de la plantilla provisional de À Punt fuera criticado duramente por todos los partidos que respaldan el Consell. Manolo Mata, portavoz del PSPV en Les Corts, fue posiblemente el más duro con el proceso.

Mata se lamentó que «hoy por hoy no hay otra situación que los tribunales» y afirmó que las bolsas «se ajustan a la ley» aunque cierren «la puerta a una generación de periodistas y otros profesionales que, por razones ideológicas o generacional, nunca han podido estar en el servicio público de radiodifusión». Podemos, impulsor de la norma, fue más allá de las críticas e instó al Consejo Rector a tomar medidas para revertir la situación y no descartó iniciativas parlamentarias para revertir la situación e incluso modificar la ley. Por su parte, desde Compromís se insistió que el espíritu era que hubiera «una combinación de experiencia y personas más jóvenes» en À Punt, algo que admitieron que no se ha logrado.

Fran Ferri, portavoz de la coalición, recalcó que «el Consejo Rector hace lo que hace en base a una ley. Yo no soy Consell Rector y yo lo haría distinto, pero respeto su decisión porque es lo que ha decidido», puntualizó el diputado, que incidió en que espera que esta situación se pueda revertir.

Incumplimiento de la comisión

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, aseguró ayer que en la nueva radiotelevisión valenciana hay un «incumplimiento claro y flagrante» del acuerdo alcanzado en la comisión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat, por el que el Gobierno no recurrió al Constitucional la ley del nuevo ente. Durante su intervención en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea, indicó que el acuerdo de la comisión bilateral recogía que había que garantizar el acceso a la función pública según los principios constitucionales pero 579 de los 653 trabajadores son extrabajadores de RTVV.

A su juicio, en estos momentos el problema no es si hace falta o no una televisión pública, sino «cómo se ha diseñado» esa televisión, y auguró que si finalmente se abre À Punt «acabará cometiendo exactamente los mismos errores que la antigua Canal 9». «No tengo ningún género de dudas de que es el instrumento al servicio del gobierno», pues además de ser «un arma de destrucción masiva del PP» servirá para «la expansión de las ideas nacionalistas» porque al frente hay una persona nacionalista», afirmó Bonig.

Fotos

Vídeos