Puigdemont se presenta en Bélgica como president en el exilio

Carles Puigdemont, en Bruselas.

«Vamos a respetar los resultados de las elecciones del 21 de diciembre», asegura el expresidente de la Generalitat, que no va a solicitar asilo político

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

Sí, estaba en Bruselas. Y sí, no tiene la menor intención de volver a España al menos hasta que se le "garantice un juicio justo", algo que a su juicio no sucede por la "represión del Estado español" y la querella de la Fiscalía, "que persigue a personas y no delitos". Así lo ha asegurado esta mañana el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en una masificada rueda de prensa en la que ha anunciado que no pedirá asilo político y que su voluntad es seguir gestionando el "Govern legítimo" desde esta suerte de exilio. "No queremos escapar de la responsabilidad de la justicia", ha zanjado.

El runrún desde el lunes por la noche decía que comparecería hoy a las 12.30 horas, pero nada se confirmó hasta dos horas antes. Al parecer, porque no encontraban lugar donde comparecer. Lo intentaron en el Residence Palace, a sólo 100 metros del Consejo Europeo y 200 de la Comisión, pero el Gobierno belga, que es propietario del inmueble, se negó, según confirmaron los medios locales. Ojo con este dato, puede ser clave a la hora de barruntar las intenciones del Ejecutivo liderado por el liberal francófono Charles Michel.

Más información

Finalmente, la rueda de prensa se produjo en el Club de la Prensa y el expresidente de la Generalitat la dio en cuatro idiomas: catalán, para llegar a los suyos, castellano, para advertir a Madrid, y francés e inglés, para seguir fomentando eso que llaman "internacionalización del 155".

Puigdemont reabre su web como 'president en el exilio'

Puigdemont ha reabierto su web como "president de la Generalitat" desde un dominio europeo, que hace referencia a su "exilio" en Bruselas.

Las páginas web govern.cat y president.cat, que informaban de las actividades de los miembros del Gobierno catalán, han quedado desactivadas esta madrugada.

Después de que Puigdemont haya comparecido este mediodía en rueda de prensa desde Bruselas, la web president.cat ha aparecido replicada desde la dirección de internet president.exili.eu.

En paralelo, sigue en funcionamiento el portal gencat.cat, que da acceso a información sobre los servicios y el funcionamiento de la administración de la Generalitat.

Y si uno de sus objetivos era llamar la atención de los medios internacionales lo logró, sobre todo en una semana de puente con Bruselas a medio gas. Hay quien piensa que es mejor que siempre se hable de uno, aunque sea para mal, y Puigdemont parece encajar en el perfil.

Compareció sin su abogado y con los siete exconsellers que se han ido de Cataluña: Meritxell Borràs, Toni Comín, Meritxell Serret, Lluis Puig y Clara Ponsatí, Joaquim Forn y Dolors Bassa, que han regresado a Barcelona esta misma noche. Lo hizo con una bandera catalana y una europea.

Puigdemont y los cinco consejeros que han viajado con él a Bruselas.
Puigdemont y los cinco consejeros que han viajado con él a Bruselas. / Efe

¿Por qué Bruselas? Dio cuatro argumentos. Primero, para denunciar el "grave déficit democrático" que a su juicio se da en España. Segundo, para evidenciar que el "Gobierno legítimo sigue trabajando tanto en Bruselas como en casa". Tercero, para apoyar todas las iniciativas que se den en contra del 155. Y cuarto, para decirle al Gobierno español desde la capital comunitaria que aceptan el reto democrático de las elecciones del 21-D. "No tenemos miedo", zanjó. "Aceptaremos el resultado. ¿Harán lo mismo ellos?", cuestionó.

Junqueras y cuatro exconsellers se reúnen en el Parlament

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras y los cuatros consellers también cesados Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó y Raül Romeva están reunidos desde las 13.45 horas de este martes en la sala 9 del Parlament.

Se trata de la primera reunión pública del Govern desde que el viernes de la semana pasada fuera cesado al completo por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, después de que el Parlament declarase constituida la República.

Antes de la reunión, el vicepresidente, los cuatros consellers, la portavoz de JxSí, Marta Rovira, y la secretaria primera de la Mesa, Anna Simó, han seguido juntos por televisión la comparecencia desde Bruselas del presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont.

Así lo ha explicado Rull a los medios en declaraciones anteriores a la comparecencia, y ha dejado claro que utilizarán todas las vías para reforzar el planteamiento de que son "el Govern legítimo de Cataluña y que hay un sesgo fuertemente ideológico, que no es propio de un Estado de Derecho".

Tras asegurar que estaba hablado y perfectamente pautado que algunos consellers cesados acompañaran a Puigdemont a Bruselas y otros se quedaran en Cataluña, ha destacado la importancia de internacionalizar el proceso independentista porque se quiere "perseguir unas ideas, una ideología y una manera de expresarse de la gente, lo que acredita que se está en un planteamiento de base poco democrática".

En toda su alocución mezcló una oratoria en la que mezcló durísimas acusaciones por la "represión" que se practica en España por motivos políticos con enormes dosis de victimismo pintando al país casi como una dictadura. En este sentido, recalcó que lo fácil hubiese sido incitar a la violencia movilizando a sus funcionarios fieles, pero recalcó que sus señas de identidad siempre serán la "democracia" y la "paz". Pese a todo, recalcó que "vamos a apoyar las diferentes iniciativas que se han puesto en marcha para evitar que el 155 se lleve a la práctica y acabe desmontando el sistema institucional catalana. Apoyamos a sindicatos, a quienes se han quedado en su puesto de trabajo y le pedimos que hagan lo posible para evitar la demolición del sistema institucional".

Al abandonar el edificio, un centenar de personas han despedido a Puigdemont con banderas españolas y europeas, coreando "Viva España, visca Cataluña" y algún grito de "cobarde". Entre la multitud también había otro grupo que ha mostrado su apoyo a Puigdemont al grito de "President, president".

La CUP cree que Puigdemont reconoce que «la República no se podía hacer efectiva»

La diputada de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha sostenido este martes que el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha reconocido desde Bruselas que "la República no se podía hacer efectiva desde la institucionalidad, porque había cosas que no se habían ni montado".

"Constatamos que no se estaba preparado todo", ha dicho en declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press, en las que la diputada 'cupaire' ha considerado que Puigdemont ha hecho este martes un reconocimiento público de la falta de preparación del Govern cesado.

Tras la crítica, ha celebrado que Puigdemont haya anunciado que "el Govern legítimo de la República" continuará trabajando pese al cese, y ha compartido la idea de que la aplicación del artículo 155 supone una represión contra Cataluña que se sustancia en las acciones legales contra miembros del Govern cesado y en el encarcelamiento de los dirigentes de las entidades soberanistas.

El PP ve «peripatético» la marcha de Puigdemont

El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, ha tachado este martes de "peripatética" la marcha a Bruselas de Puigdemont y siete de sus consejeros y les ha pedido que dejen de hacer el "botarate". "En política se pueden hacer muchas cosas, pero lo que no se puede hacer es el ridículo", ha sentenciado, parafraseando al expresident Josep Tarradellas.

En rueda de prensa en el Congreso, Hernando ha censurado que Puigdemont haya conseguido "arrastrar" el tema catalán a la comunidad internacional pese a no haber encontrado en ésta "ningún" apoyo salvo el de "algunos radicales extremistas de Europa y del mundo", como el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Hernando ha reclamado a quienes han conducido a Cataluña "a la confrontación, al odio, al fanatismo y la disgregación, que paren ya", que reconozcan sus "derrotas" y que concurran a las elecciones autonómicas el próximo 21 de diciembre, unos comicios que, ha dicho, se celebrarán en "libertad" y "urnas de verdad", no con "cajas de ropa sucia". Asimismo, les ha pedido que "respeten" el orden constitucional y jurídico acudiendo a dar respuesta de sus responsabilidades ante la justicia por las "violaciones" de la ley de los últimos tiempos y por el "golpe" a la democracia en Cataluña que vertebró con el que fuera su vicepresidente, Oriol Junqueras y con el apoyo de sus "amigos" de Podemos.

Fotos

Vídeos