Interior denuncia las acusaciones de Colau de agresiones sexuales de policías

Romeva, Turull, Junqueras, Puigdemont y Colau. / Afp

La regidora ha asegurado tener conocimiento de dos episodios

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha ordenado a los servicios jurídicos de su departamento poner en conocimiento de la Fiscalía las declaraciones de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hoy en las que aseguraba que miembros de las fuerzas de seguridad del Estado llevaron a cabo “agresiones sexuales” durante el operativo contra el referéndum del 1-O.

En declaraciones a RAC1, Colau ha comentado que una de estas agresiones sexuales se produjo en la Barceloneta. Otra, ha dicho, que la sufrió una joven que en un colegio de Pau Claris, en la Eixample, que asegura que el policía que le rompió dos dedos durante el desalojo, se dedicó a tocarle los pechos mientras se reía.

Catalá: «Haremos todo lo que la ley permite para impedir la declaración de independencia»

El ministro español de Justicia, Rafael Catalá, afirmó este lunes que el gobierno hará "todo lo que la ley permite para impedir" una declaración unilateral de independencia en Cataluña. El ejecutivo regional había apuntado a esa posibilidad la noche del domingo, tras concluir el referendo de autodeterminación prohibido por la justicia, cuando su presidente, Carles Puigdemont dijo que los catalanes se han "ganado el derecho a tener un Estado independiente".

Sin embargo, el ministro Catalá le respondió en Televisión Española que "si alguien pretende declarar la independencia de una parte del territorio respecto de España, como no puede, como no está dentro de sus competencias, habrá que hacer todo lo que la ley permite para impedir que sea así". El ministro estimó que es "evidente" que hay que "recuperar el diálogo entre todas las fuerzas políticas", después de una jornada en la que la policía cargó contra manifestantes que querían votar en la consulta prohibida.

No obstante, lanzó una advertencia de cara a una futura negociación política: "Que nadie imagine que como consecuencia del conflicto que se ha generado en los últimos tiempos alguien va a obtener ventajas, eso sería pagar un precio por un chantaje".

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona encabezaron una concentración con cientos de personas en la plaza Sant Jaume de Barcelona en protesta por las cargas policiales de ayer para impedir el referéndum sobre la independencia de Cataluña.

En el centro de la plaza se han situado Puigdemont y Colau, junto a otros miembros del Govern y del Ayuntamiento de Barcelona, como Oriol Junqueras, Jordi Turull o Gerardo Pisarello.

Los concentrados han recibido a las autoridades con aplausos y gritos de "Hemos votado", "Independencia", "No tenemos miedo" o "Somos gente pacífica, sólo queríamos votar".

Por su parte, el grupo municipal del PSC se ha sumado a los paros convocados. En un comunicado este lunes, los socialistas han justificado su decisión porque creen que se está poniendo en peligro la convivencia y la democracia y para reivindicar que la solución pasa por "una negociación de los gobiernos de España y Cataluña" y que permita llegar a un acuerdo que apele a una amplia mayoría. Se han desmarcado del contenido de la convocatoria por parte de las fuerzas independentistas aunque han considerado que los paros de este martes "va más allá" y han querido expresar su rechazo a la escalada de tensión.

El Departamento de Salud de la Generalitat ha elevado a 893 el número de personas que resultaron heridas o contusionadas como consecuencia de la intervención de las fuerzas de seguridad para impedir el referéndum, de las que cuatro permanecen hospitalizadas, dos de ellas graves.

Denuncia del Ayuntamiento de Barcelona

Colau ha anunciado que el Ayuntamiento denunciará en los juzgados las cargas policiales contra los ciudadanos en los colegios electorales del referéndum, después de que ya lo haya hecho el Govern. En una entrevista de Rac 1 este lunes recogida por Europa Press, Colau ha asegurado que "hubo una situación de excepción que no es aceptable bajo ningún concepto".

"Ayer lo que vivimos en Catalunya, en diferentes lugares, es la cobardía de un presidente de Estado que envió a miles de policías con la consigna de explayarse y encarnizarse con una población indefensa", ha afirmado. "No era una actuación policial normal", ha asegurado, además de afirmar que han recabado casos de agresiones sexuales a mujeres durante algunas cargas. "Ayer en Barcelona miles de ciudadanos desafortunadamente se vieron amenazados en sus derechos y libertades, y muchos fueron agredidos", ha indicado. Según ella, ahora la obligación del Ayuntamiento es apoyar a la gente afectada e para iniciar una causa que exija responsabilidades correspondientes.

Fotos

Vídeos