Ximo Puig retoma la crisis de Educación y se cita con Isabel Bonig en busca de un pacto in extremis

Ximo Puig e Isabel Bonig, reunidos a principios de año. / Damián Torres

El jefe del Consell responde ahora a la petición de la líder del PP y se reunirán el 11 de agosto, a un mes del inicio del curso

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

«Nos pondremos de acuerdo por tal de concretar una fecha lo más pronto posible y, en todo caso, sabes que siempre para cualquier cuestión puedes contactar conmigo directamente». Así finaliza la carta con la que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, respondió el pasado 6 de julio a la misiva que una semana antes le había remitido la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, donde pedía al jefe del Consell reunirse para «abordar la situación altamente preocupante que se ha generado en torno al llamado Decreto de Plurilingüismo». La portavoz popular se dirigió al jefe del Consell en busca de una reunión la semana en que se ratificó la suspensión del decreto. El curso estaba recién finalizado y la incertidumbre era alta. Lejos de atemperarse, la crisis se ha agudizado durante el pasado mes hasta el extremo en el frente judicial. Finalmente, desde el gabinete de Presidencia de la Generalitat se confirmó al PP, según fuentes populares, que «lo más pronto posible» que Puig puede recibir a Bonig será el 11 de agosto, mes y medio después del ofrecimiento de la líder popular y exactamente un mes antes de que arrancar el curso.

Más noticias

Los reveses judiciales se han sucedido uno de tras de otro para el Consell en el plano educativo y Puig, con la reunión con Bonig, se pone al frente del problema. El conseller de Educación, Vicent Marzà, ha optado por un perfil bajo en el plano mediático, respaldado el pasado viernes por la portavoz del Consell, Mónica Oltra, que defendió su posición y la del Ejecutivo valenciano.

Esta semana, el presidente de la Generalitat y el propio conseller se reunieron con la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval), una entrevista solicitada por la patronal de la concertada. En los conciertos educativos la Generalitat también se ha tropezado con los juzgados, que están dando sistemáticamente la razón a los centros que han recurrido la supresión de los conciertos.

Intermediación europea

Simultáneamente, el mismo día que Puig buscaba tender puentes con el sector privado de la educación, Bonig se reunió con sindicatos y asociaciones contrarios al decreto de plurilingüismo, un grupo de entidades que se plantea ya presentar una denuncia ante la Comisión de Peticiones de la Unión Europea. La posibilidad de que un organismo internacional estudie la situación agrava la crisis para el Consell, si no tuviera bastante ya con los pronunciamientos judiciales del TSJCV.

Tras la batalla en el PSPV

El Gobierno valenciano alberga esperanzas de que desde el Supremo les llegue un balón de oxígeno respecto a las decisiones judiciales del TSJCV, algo que respecto a lo cual no hay demasiadas garantías y menos teniendo en cuenta que el curso comienza dentro de apenas seis semanas. En mitad de toda esta complicada situación, y después de haber despejado su futuro al frente del PSPV, el presidente Puig ha citado a Bonig para el 11 de agosto. El proceso para elegir al secretario general de los socialistas valencianos, culminado con la reelección del jefe del Consell, capitalizó buena parte de la atención del equipo más próximo a Puig, que respiró aliviado al recibir el respaldo de la militancia en una batalla interna en la que se tuvo que emplear a fondo.

La reunión con la líder popular se aborda como un encuentro en busca de soluciones a la crisis educativa de la Comunitat. Al menos, así planteó Bonig cuando por escrito solicitó la reunión con Puig. No obstante, es complicado desatascar una situación que se ha enquistado de manera severa. El encuentro se producirá en plenas vacaciones escoalres, a un mes exacto de que en los colegios den comienzo las clases en Infantil y Primaria.

Con fecha 30 de junio, Bonig se dirigió al presidente para pedirle una reunión donde hacer balance de la primera parte de la legislatura. Sin embargo, la carta recalca el deseo de la presidenta del PPCV de encarar la crisis generada «en torno al llamado Decreto de Plurilingüismo tras las últimas resoluciones judiciales y la inseguridad qe genera a los centros educativos, al profesorado y a los propios padres». La portavoz popular en Les Corts le recordó al jefe del Consell que en la Cámara parlamentaria ya se ha dirigido al propio Puig «advirtiéndole» de la situación y ofreciendo «ayudarle por encima de posicionamientos políticos».

Una semana más tarde, el presidente le agradeció la carta y justificó la necesidad de implantar el decreto que actualmente está anulado por sentencia del TSJCV. «Con la convicción de que hemos de avanzar hacia un aprendizaje de las tres lenguas (valenciano, castellano e inglés) para todos los niños y niñas sin enfrentamientos estériles ni judicializando la gestión, garantizando la libertad de oportunidades y sin discriminaciones, estoy abierto por supuesto ahora y siempre al diálogo», señaló Puig en su respuesta, enviada una semana más tarde. Ha encontrado un hueco en su agenda el 11 de agosto.

Fotos

Vídeos