Puig recuerda a los jueces su visión «contradictoria» frente al plurilingüismo

El jefe del Consell alinea con su conseller en la crisis educativa, acata las sentencias pero pide al TSJ que realice nuevos pronunciamientos

EP

CASTELLÓN. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, señaló ayer sobre la crisis en Educación generada por los pronunciamientos judiciales contra el decreto de plurilingüismo que «la voluntad de la Generalitat es superar un problema: que después de 20 años de gobiernos del PP hay un fracaso de resultados», puesto que solo un 6% domina el inglés y un 30% el valenciano. Desde Presidencia se asegura que la posición del Puig no difiere de la del conseller de Educación, Vicent Marzà, al que respalda en todas sus declaraciones públicas. El jefe del Consell explicó que que como el TSJ se ha pronunciado, el Gobierno valenciano ha recurrido y pide que la justicia («que ha tenido «visiones contradictorias», lamentó) se pronuncie.

En cualquier caso, Puig insistió: «Nosotros atenderemos lo que diga la justicia. Que no quepa la menor duda de que, finalmente, lo que diga la justicia se articulará para hacer posible esa igualdad de oportunidades. Estamos en la mejor disposición de buscar una solución». En este sentido, el presidente afirmó que «estamos esperando que la justicia atienda o no nuestro recurso y en función de eso se tomarán las medidas».

Mientras llegan las respuestas judiciales, Puig admitió que el próximo viernes se reunirá con Bonig para buscar soluciones a la crisis educativa, tal y como adelantó ayer LAS PROVINCIAS. El jefe del Consell considera que Gobierno es «profundamente democrático» y quiere atender «todas las posiciones». No obstante, sobre este tema le «preocupa» que los populares quieran hacer de la educación «un espacio de conflicto». El jefe del Ejecutivo autonómico realizó estas declaraciones en Castellón al ser preguntado por los medios por el encuentro que mantendrá el 11 de agosto con Bonig.

Desde Presidencia señalan que no hay un orden del día para esa cita, sino que el jefe del Consell escuchará lo que la otra parte quiera exponerle. De hecho, en su carta, Bonig pedía abordar temas de interés general, según Presidencia. Sin embargo, en la carta dirigida a Puig por parte de Bonig, después de los saludos protocolarios y de recordarle su deseo de reunirse para hacer un balance de la situación, se recalca que la reunión se solicita para abordar el problema generado a raíz de los pronunciamientos judiciales que deja mal parado el decreto de Marzà. En este sentido, la contestación del propio Puig también está centrada en el problema educativo. No da la sensación de que Bonig acuda al Palau de la Generalitat a desearle al presidente unas felices vacaciones. Fuentes del PP indicaron que el 11 de agosto, a un mes de que se inicie el curso escolar, la dirigente popular interrogará al jefe del Consell sobre qué piensa hacer ante la anulación del decreto de plurilingüismo que establece el TSJ.

Desde Presidencia recuerdan que, mientras que Puig «siempre atiende las peticiones de reuniones» con Bonig, él le solicitó una al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hace meses y no ha recibido respuesta. Puig reclamó, como en junio lo hizo Bonig, reunirse con el presidente del Gobierno para pedirle más inversiones en la Comunitat.

Fotos

Vídeos