Puig reclama que la financiación sea la base del nuevo acuerdo territorial

El presidente Ximo Puig junto a ministros socialistas a su llegada a la conferencia. / EFE/Chema Moya
El presidente Ximo Puig junto a ministros socialistas a su llegada a la conferencia. / EFE/Chema Moya

El presidente de la Generalitat asegura que la nueva ministra de Hacienda trabaja ya en una propuesta para sustituir el actual modelo

A. C./ EP

Valencia/Madrid. La financiación autonómica ha sido desde el primer día la mayor reivindicación del Consell que comparten PSPV y Compromís. Esta clásica petición que respaldan todas las fuerzas políticas de la Generalitat debe ser para presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, la base de un acuerdo territorial que pueda restablecer la normalidad en autonomías como Cataluña.

En un almuerzo organizado por el Club Siglo XXI y el Club de Encuentro Manuel Broseta, cuyos responsables son Chencho Arias y Amparo Matíes respectivamente, el también secretario general de los socialistas valencianos advirtió de que la crisis del modelo territorial que vive España no afecta en exclusiva a Cataluña y alertó de que «la gran reforma pendiente» para el Estado del Bienestar tiene que ver con la revisión del modelo de financiación autonómica, pues son las autonomías quienes tienen transferidas las competencias en educación, sanidad o ayuda a la dependencia. No obstante, Puig, que habló el viernes con Pedro Sánchez, no le urgió a presentar ya una propuesta de reforma del modelo de financiación autonómica, aunque le consta que la titular de Hacienda, María Jesús Montero, con la que ha hablado, ya está trabajando en este asunto. Montero es exconsellera de Hacienda de Andalucía, otra región que aboga por la reforma y con intereses similares a los de los valencianos.

Ante los ministros de Política Territorial, Meritxell Batet, y los valencianos José Luis Ábalos (Fomento) y Carmen Montón, ministra de Sanidad que Sánchez fichó de la Generalitat valenciana, Puig se mostró escéptico ante la posibilidad de lograr un consenso en torno a la reforma constitucional si antes no se ha sido capaz de lograr un pacto para revisar el modelo de financiación autonómica.

Puig ve necesario abordar una actualización de la España de las autonomías porque de lo contrario puede «morir de éxito». Ese proceso debería desembocar finalmente en una reforma de la Constitución que, a su juicio, podría reconocer algunas «singularidades» para ciertos territorios, siempre y cuando esa gestión de la «diversidad» que es España no sea incompatible con la «equidad» entre ciudadanos.

A Pedro Sánchez, con quien estuvo enfrentado en las primarias del PSOE puesto que Puig, como la mayoría de los barones socialistas, apoyaba a Susana Díaz, el presidente valenciano le aconsejó que no convoque elecciones e intente agotar la legislatura, «por patriotismo». De hecho, manifestó que se está cerca de que se agote la legislatura ahora que hace unas semanas, cuando todavía gobernaba Mariano Rajoy. Bajo su punto de vista, es «incuestionable» que el Ejecutivo que ha conformado Sánchez ha generado una imagen de «estabilidad y cambio». Por eso, se ha permitido hacer una llamada a la reflexión a los partidos que apoyaron la moción de censura para que hagan de este tiempo nuevo un «tiempo útil».

Más

Fotos

Vídeos