Puig propone que vascos y navarros aporten al sistema de financiación

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, durante su intervención ayer en Les Corts. / EFE/ Manuel Bruque
Ximo Puig, presidente de la Generalitat, durante su intervención ayer en Les Corts. / EFE/ Manuel Bruque

El Consell apuesta por esta medida después de que se haya priorizado la renovación del cupo frente a la reforma del régimen común

A. CERVELLERA VALENCIA.

El nuevo sistema de financiación autonómico no verá la luz este año. Las sospechas del Consell de que el Gobierno central iba a posponer a 2018 una reforma que podría enfrentar a las comunidades autónomas cuando aún no está solucionada la crisis independentista en Cataluña se han confirmado. Pese a ello, el Consell continúa reclamando la reforma de un sistema para el que también propone que las regiones forales, País Vasco y Navarra, aporten al fondo de solidaridad común, al contrario de lo que ocurre hasta la fecha.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, adelantó, durante la sesión de control que tuvo lugar ayer en Les Corts, que el Ejecutivo valenciano llevará esta iniciativa al próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera, el órgano que reúne a los consellers de Hacienda de las diferentes autonomías y al Ministerio que encabeza Cristóbal Montoro. La propuesta de Puig llegó el mismo día que se aprobó la actualización del cupo vasco en el Congreso. Una medida que han apoyado los socialistas pero que no ha contado con el respaldo de Compromís, sus socios en la Generalitat, que han criticado duramente que se priorice la situación del País Vasco mientras otras regiones como la Comunitat padecen una situación de infrafinanciación mucho más clara.

Para el jefe del Consell «el sistema de financiación que tiene que venir tiene que garantizar la igualdad, la equidad entre ciudadanos y la singularidad entre territorios» y por ello «no es posible» que País Vasco y Navarra no aporten al fondo de solidaridad interterritorial, una situación que se da con el actual modelo. Sin embargo, Puig quiso matizar sus palabras para que no fueran malinterpretadas y añadió que no está en contra del cupo, pero sí que eso «signifique injusticia y falta de equidad». Además, el presidente aprovechó su intervención en Les Corts para manifestar que se ha logrado visibilizar el problema que sufre la Comunitat con el actual sistema y pidió a todos los grupos parlamentarios de la cámara que exijan que la reforma llegue antes de 2018.

El máximo responsable de la Generalitat también reprochó a Mariano Rajoy que no vaya a cumplir el compromiso de cambiar la financiación que le trasmitió en su reunión el pasado septiembre y recalcó que «la palabra de Rajoy y Montoro no sirve para nada».

Apoyo condicionado

Desde el PP fueron muy críticos con el Consell y se preguntaron cuál será la

próxima actuación del Ejecutivo valenciano ahora que ya se han manifestado contra Montoro. Isabel Bonig, presidenta de los populares en la Comunitat y portavoz en Les Corts, señaló que se va a «apoyar el modelo de los expertos» con la condición de que el dinero que venga tras la reforma se vaya a «lo realmente importante» y no a «chiringuitos» como la nueva radiotelevisión valenciana. Bonig indicó que fue «exigencia» del PSOE que se incluyese la reforma de la financiación en la comisión territorial y que por ello se ha tenido que modificar la fecha inicial.

La portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, tendió la mano al Consell para aprobar el modelo y puso encima de la mesa el debate de rebajar el impuesto de sucesiones y donaciones, para evitar «pagar por lo ya pagado» anteriormente, y cuestionó «hasta cuándo va a soportar la Comunitat ser la tercera que más tributa con este impuesto. Tras recordar el pacto entre PSOE y Cs en Andalucía para consensuar exenciones, indicó que «parece que hay 17 PSOE diferentes» y reclamó una armonización en todo el territorio nacional de estos tributos.

Fotos

Vídeos