Puig y Oltra se reúnen para evitar ahora la posibilidad de elecciones anticipadas

Los líderes del PSPV y Compromís tratan de agotar la legislatura e impedir que las estrategias orgánicas afecten al Consell

B. F.

valencia. El presidente de la Generalitat y la vicepresidenta, Ximo Puig y Mónica Oltra, respectivamente, cuadraron ayer sus agendas institucionales con el fin de poder comer juntos y analizar la actualidad política. Dos asuntos protagonizaron la reunión, que fuentes de Vicepresidencia enmarcaron en las citas «periódicas» que se establecen entre la cúpula del Consell: la posibilidad de adelantar las elecciones autonómicas y el caso de financiación del PSPV y Bloc que investigan varios juzgados.

Desde el Consell se indicó ayer que la comida sirvió para descartar la idea de unos comicios adelantados, una idea que se ha barajado por parte de algunos destacados miembros del PSPV y de la coalición nacionalista. «Queda un 25% de la legislatura», señalaron las mismas fuentes como resumen de la reunión, en la cual se consideró necesario apurar las fechas hasta la celebración de nuevas elecciones con el objetivo de poder desarrollar las iniciativas legislativas y las políticas inspiradas por el Pacto del Botánico.

Tal y como adelantó LAS PROVINCIAS, en el PSPV consideraban que había factores muy positivos en el adelanto electoral. Los cargos socialistas señalaron que una cita autonómica singularizada obligaba a los alcaldes del partido a implicarse en esos comicios -cuando coinciden con las locales, cada primer edil se ocupa de «lo suyo» y poco más-, unas elecciones anticipadas servirían de excusa para cerrar el paso en las listas a aquellos alcaldes con ganas de situarse en Les Corts por sus ambiciones orgánicas. Algunos dirigentes entienden también que Puig prefiere no ligar su suerte política al resultado de algunas apuestas políticas municipales de incierto resultado electoral.

Sin embargo, desde la dirección de Compromís había serias dudas sobre la idoneidad de una posibilidad que la coalición admitía que se había incorporado a las conversaciones del entorno más cercano al Consell. «Personalmente creo que es un deseo de Presidencia (de la Generalitat). Vale que el PP está tocado, que Ciudadanos todavía no tiene un candidato autonómico perfilado, que Podemos está como está y que a Compromís le hace un siete (porque aún no se ha planteado celebrar las primarias), pero no creo que el Consell pueda sentirse tan desahogado como para arriesgarse a perder un año de gobierno», señaló hace una semana un alto cargo de Compromís a este periódico. Puig y Oltra descartaron esa posibilidad, siempre según fuentes de Vicepresidencia, que destacaron que el encuentro entre los dos dirigentes del Ejecutivo sirvió para destacar la necesidad de dejar al Consell al margen de cualquier tipo de cábala electoral procedente de PSPV y Compromís.

La idea, pues, es que el componente orgánico se quede al margen de la actividad del Ejecutivo, y más después de conocer que existe una investigación judicial que indaga sobre la financiación de los socialistas y del Bloc, el partido mayoritario de la coalición nacionalista. Esta instrucción en los juzgados y sus resultados también deberían aislarse de la actividad del Gobierno valenciano, según las fuentes que relataron el contenido de la comida celebrada ayer.

Fotos

Vídeos