Puig ensalza ahora la figura de Sánchez y Oltra lo ningunea

Pedro Sánchez junto al presidente Ximo Puig durante su encuentro en el Palau de la Generalitat ayer. / IRENE MARSILLA
Pedro Sánchez junto al presidente Ximo Puig durante su encuentro en el Palau de la Generalitat ayer. / IRENE MARSILLA

El presidente considera «determinante» tener el respaldo del líder del PSOE para reformar la financiación y la vicepresidenta asegura que no han pedido ayuda

A. CERVELLERA VALENCIA.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, escenificó ayer su reconciliación con Ximo Puig, presidente de la Generalitat. Los dos dirigentes socialistas se reunieron por la mañana en el Palau y participaron juntos en unas jornadas organizadas por los socialistas europeos en Valencia. Durante el evento, Sánchez hizo suya la principal reivindicación del Consell que comparten PSPV y Compromís, la necesidad de reformar el modelo de financiación autonómico. Un tema en donde el apoyo de Sánchez divide al Ejecutivo valenciano ya que mientras que Puig consideró «determinante» el apoyo del líder del PSOE, Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat, negó cualquier petición a Sánchez para contar con su ayuda de cara a reformar el sistema.

Puig ha intentado recomponer los puentes con Sánchez en estos últimos meses. La relación entre ambos nunca llegó a ser fluida y el veto del secretario general a la propuesta del presidente de pactar una candidatura conjunta de la izquierda al senado fue un tema que Puig ha tardado perdonar. Hace un año, el líder del PSPV también contribuyó a la caída de Sánchez y más tarde se alineó con Susana Díaz en las primarias socialistas. Pese a ello, desde que ambos secretarios generales fueron refrendados por la militancia en sus respectivos congresos, la situación ha mejorado mucho. Un avance que se materializa en declaraciones como las que realizó Puig ayer, en las que destacó la actitud «muy positiva» de Sánchez por apostar por cuestiones clave para la Comunitat como «impulsar» una nueva financiación autonómica (en la que Sánchez adelantó que ya se ha tendido la mano al presidente Mariano Rajoy para llegar a un pacto), una mejora de las inversiones o el corredor mediterráneo.

Mientras que la relación de Puig con Sánchez ha ido a mejor la de Oltra y el líder socialista se ha enfriado. La vicepresidenta participó activamente en el intento de negociación del proceso de investidura del candidato socialista tras las elecciones generales y fue una de las figuras fundamentales en los contactos para formar un gobierno alternativo. Tras la caída de Sánchez, la dirigente de Compromís decidió no pronunciarse acerca de las primarias del PSOE. Tanto por el hecho de que no le gusta comentar procesos internos del resto de partidos como por la posibilidad de abrir una brecha en el equipo de gobierno. Oltra escenificó ayer este distanciamiento al ser preguntada por el apoyo de Sánchez para buscar un nuevo sistema de financiación. La vicepresidenta subrayó que este tema «está claro» y remarcó que «no es que lo sepa Pedro Sánchez, eso lo sabe hasta el 'tato'». Además, también recriminó al secretario general del PSOE haber dejado fuera a la Comunitat de las nacionalidades históricas en su propuesta federal.

La visita de Sánchez a Valencia también despertó el recelo en las filas populares. Eva Ortiz, secretaria general del PPCV, lamentó que Sánchez «resuelva con indefinición» su postura sobre el modelo de financiación en su visita a la Comunitat y «se vaya por la puerta de atrás» sin aclarar qué modelo va a defender el PSOE para nuestro territorio.

Más

Fotos

Vídeos