Puig apoya al alcalde de Alicante y dice que dividir contratos no es corrupción

El primer edil de Alicante, Gabriel Echávarri. / lp
El primer edil de Alicante, Gabriel Echávarri. / lp

El presidente respalda a su compañero socialista y reduce su investigación a un «problema» en la contratación

EFE/S.P.

valencia. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, no dudó ayer en defender al alcalde socialista de Alicante, Gabriel Echávarri, por su imputación por el fraccionamiento de contratos -por un importe total de 190.000 euros- durante su etapa como concejal de Comercio. Pese a que el delito por el que será investigado es la prevaricación, Puig considera que «no se trata de un caso ni mucho menos de corrupción», sino de «un problema de contratación administrativa». Cierto que, de entrada, no parece que se haya producido una malversación -desvío de dinero público-, pero el ilícito de prevaricación es un delito que se repite de forma sistemática en asuntos de corrupción.

El jefe del Palau realizó estas manifestaciones minutos antes de participar en dos reuniones de trabajo convocadas por las secretarías de Educación y Justicia Social del PSPV en Valencia. La citación judicial se conoció el pasado viernes después de que los grupos municipales de PP y Ciudadanos ratificasen ante la titular del juzgado de Instrucción número 9 de Alicante sus denuncias por las presuntas irregularidades. El Ayuntamiento ya había celebrado una Comisión de Investigación al respecto.

Puig trató de trasladar un mensaje de «reflexión» para los distintos grupos que integran el tripartito en el Consistorio. Guanyar (EU-IU, Podemos e independientes) y Compromís auparon al socialista a la alcaldía. Pero las voces críticas en las que se reclama su dimisión se han disparado desde que se conociera su condición de investigado. «En estos momentos lo que es necesario es que haya un proceso de reflexión, pero no por este caso sino por la situación del Gobierno de Alicante», dijo, para tratar de frenar el debate. El presidente añadió que «sería bueno que los partidos políticos y sus referentes en la ciudad de Alicante hablaran y vieran de qué manera encuentran una salida que tiene un objetivo: un avance social para la ciudad de Alicante», zanjó.

Diputados del PP como María José Ferrer San Segundo, la responsable de Justicia, aprovecharon ayer las redes sociales para denunciar el distinto criterio de los dirigentes socialistas cuando están en la oposición -exigir la dimisión por el hecho de estar imputado- a la introducción de matices una vez que han llegado al poder.

El problema en la ciudad de Alicante es que tanto Podemos como Compromís apuestan porque el alcalde renuncie a sus responsabilidades. Guanyar Alacant y Compromís per Alacant se reunieron en la tarde noche del viernes y exigieron la dimisión «inevitable» e «inmediata» de su socio y alcalde. Además, alegaron que la decisión viene obligada «por la exigencia en la ética política que se ha marcado este Gobierno del Cambio en la ciudad, y del cual ya se ha dado ejemplo en anteriores ocasiones». La coalición subrayó que se ha mantenido «leal» al pacto y que «siempre» ha apostado por el diálogo para «alcanzar consensos necesarios» en un gobierno «plural». El primer edil, en cambio, no se plantea abandonar. En sus primeras declaraciones tras su investigación, insistió en que su actuación no es delictiva y que en el peor de los casos sería una irregularidad administrativa.

Fotos

Vídeos