El PSPV votará si rompe con Ferraz y pasa a estar federado como el PSC

De izquierda a derecha, Mata y Rodríguez, en un acto de las primarias del PSPV. / EFE
De izquierda a derecha, Mata y Rodríguez, en un acto de las primarias del PSPV. / EFE

Una enmienda a la ponencia marco con la firma de los socialistas de Gandia avanza en la desconexión de Puig de la dirección de Sánchez

F. M. VALENCIA.

El mismo día que Pedro Sánchez tumbó a Susana Díaz en las primarias para elegir al nuevo líder del PSOE, Ximo Puig decidió que había llegado el momento de reforzar la autonomía del PSPV respecto a Madrid. Con Ferraz otra vez de espaldas hacia la cuarta planta de Blanquerías -estuvo de cara con la gestora, después de que Puig hiciera fuerza durante meses junto a Díaz para forzar la caída en el comité federal del 1 de octubre-, la dirección del socialismo valenciano decidió poner rumbo hacia una posición de mayor autonomía con la dirección federal, convencida de que el liderazgo de Sánchez no favorecería las decisiones que pudiera adoptar el partido.

Con el argumento añadido de que la próxima batalla electoral con Compromís requerirá de un planteamiento de mayor perfil autónomo, Puig recuperó esa posición nacionalista con la que tanto encajó en su día -cuando Odón Elorza era su referente- y que decidió guardar en el armario el día que pactó con la presidenta de la Junta de Andalucía.

Puig ha ido avanzando en un discurso político y orgánico de mayor autonomía. Y ese debate, el de marcar distancias en la relación con Ferraz, se abordará en el congreso que comienza hoy en Elche y que contará con la intervención, en la jornada inaugural, del líder del PSOE, Pedro Sánchez.

¿Cómo se abordará? Una de las enmiendas presentadas a la ponencia marco del congreso, la número 304, propone que el PSPV pase a ser un partido federado con el PSOE, exactamente igual que ocurre con el PSC. Se trata de un cambio rotundo respecto a la actual relación con Ferraz: el PSPV es una federación socialista, mientras que el PSC es un partido autónomo, que mantiene una relación de colaboración (federado) con el PSOE. Pero que no es el mismo partido.

Ese es el viaje que podría emprender el PSPV si se acepta la enmienda. El texto recuerda que el socialismo valenciano surgió de la fusión entre el Partit Socialista del País Valencià y la Federación Socialista del PSOE. Subraya que la sociedad valenciana ha evolucionado a lo largo de estos años y que cada vez son más las voces que exigen un mayor autogobierno, una mejor financiación y avanzar hacia una configuración política de la España federal. «El reconocimiento de España como un Estado plurinacional», se señala, «debe tener reflejo en la forma de organizarnos como partido».

La enmienda, con la firma de la asamblea de Gandia-Restos Safor-Valldigna, propone una comisión de estudio y diálogo «que avance en la configuración de un nuevo PSPV como partido federado con el PSOE y con libertad, madurez y autonomía para poder tomar nuestras decisiones en el marco de nuestros congresos» y tener confianza y confluencia con el PSOE «a imagen y semejanza de lo que vienen practicando los socialistas en Cataluña».

Salvo que sea retirada, la enmienda tendrá que ser debatida y votada en el congreso. Un cónclave en el que cada uno de los más de 400 delegados recibirá, como parte de la documentación, su carnet de militante del PSPV -una iniciativa que Blanquerías ya puso sobre la mesa en enero de este año con la intención de favorecer el sentimiento de pertenencia a la federación valenciana-. Está por ver qué posición adoptará el equipo de Puig con una enmienda que encaja mucho con su discurso orgánico más reciente.

Más

Fotos

Vídeos