El PSPV se siente «incómodo» con sus socios de gobierno en Valencia

Sandra Gómez. / efe/j. c. cárdenas
Sandra Gómez. / efe/j. c. cárdenas

La socialista Sandra Gómez admite la tensión en el Consistorio por el caso de la encuesta fallera de Fuset y el del alto cargo de Podemos destituido en Inndea

EFE

valencia. A los socialistas en el Ayuntamiento de Valencia se les está haciendo muy largo el tramo final del curso antes de la llegada de las vacaciones de agosto. Miran hacia sus compañeros botánicos y fruncen el ceño. La teniente de alcalde y portavoz socialista de València, Sandra Gómez, reconoce que el PSPV, uno de los tres socios de gobierno junto a Compromís y València en Comú, se ha sentido «incómodo» en el último mes con asuntos como los de la encuesta de Fallas o la polémica en el seno de la Fundación Inndea, y eso que la socialista ofreció su entrevista antes de que estallase la polémica por la gestión informativa del accidente laboral mortal en Viveros, protagonizada por Pere Fuset (Compromís) y Anaïs Menguzzato (PSPV).

Gómez asegura estar «contenta y satisfecha con lo que está consiguiendo el Gobierno de la Nau» aunque reconoce que «en el último mes no se han dado las circunstancias» para que el PSPV se sienta «cómodo».

«Nos creemos el proyecto. Me creo el gobierno y la necesidad de consolidar los cambios pero surgen polémicas como la de las Fallas o Inndea con las que no nos sentimos a gusto, pero con diálogo se pueden solucionar», apostilla la portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia, que ha visto cómo sus socios de gobierno municipal se embarcan en situaciones difíciles de explicar.

La teniente alcalde socialista afirma que es «pronto» para decidir si encabezará la próxima lista socialista a la alcaldía de València y prefiere ser «prudente» porque la política «es muy cambiante» y cree que «las decisiones se toman cuando llega el momento, sin precipitarse» y primero hay que trabajar por «consolidar el cambio».

«Mientras uno trabaje, primero por el interés general y luego por su proyecto colectivo, ya podrá pensar luego si quiere dar o no más pasos», afirma Gómez, para quien un proyecto político «siempre aspira a que sus principios y valores sean mayoritariamente compartidos por la sociedad» aunque admite que «hay que ser realista» y reconocer que «la pluralidad política ha venido para quedarse unos años», como en el resto de Europs, de tal modo que España ya no sea «una excepción por su bipartidismo».

Fotos

Vídeos