El PSPV no perdona a la alcaldesa de Gandia, que no presidirá el comité nacional

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant. / Álex Oltra
La alcaldesa de Gandia, Diana Morant. / Álex Oltra

Morant se reunió a principios de diciembre con el PP de Les Corts para pedir apoyo a una infraestructura tras recibir el no del Consell

F. M. Valencia

Dos alcaldes del PSPV y uno de Compromís protagonizaron el pasado 13 de diciembre la vulneración de ese código no escrito que dice que al adversario político no se le da ni agua, ni por supuesto se le pide. El caso es que Diana Morant, alcaldesa de Gandia, Antonio Francés, primer edil de Alcoy -ambos del PSPV- y Josep Antoni Albert, alcalde de Albaida (Compromís) mantuvieron ese día diversas reuniones con los grupos parlamentarios de Les Corts, la más llamativa, con el PP valenciano, para solicitar ayuda después de que la consellera de Territorio, María José Salvador, les hubiera contestado con un portazo a la petición de financiación para completar la CV-60. El portavoz del PP valenciano Alfredo Castelló fue el encargado de recibir las demandas de los ediles.

Las entrevistas de los tres alcaldes causaron un significativo malestar en sus respectivos partidos políticos, conscientes de que la maniobra venía a suponer utilizar una puerta trasera -nunca se hace- para lograr unos fondos que una compañera de partido, al menos para los alcaldes socialistas, ya les había negado. El resultado de la maniobra, al margen de la exposición pública de desconfianza hacia la propia consellera, fue una enmienda que apenas concede 300.000 euros en dos años para poner en marcha el estudio previo a la licitación de la obra. Traducido: una migaja que en ningún caso permite abordar el futuro de la infraestructura y que, de paso, deja en evidencia a los tres alcaldes.

El incidente tiene una consecuencia adicional para la alcaldesa de Gandia. Diana Morant, uno de los primeros ediles del PSPV a los que se les atribuía un futuro más prometedor al comienzo de la legislatura y que logró recuperar para el PSPV la alcaldía de la capital de la Safor, tenía desde el pasado verano una deuda pendiente, en términos orgánicos, con su partido. En el congreso del PSPV celebrado en Elche, su nombre no apareció en el listado de integrantes de la amplísima ejecutiva (74 miembros) que encabezaba Ximo Puig.

Blanquerías anunció en julio que Morant sería la presidenta de ese órgano de dirección del partido

El entorno del secretario general de los socialistas valencianos se apresuró a subrayar que si Morant no estaba en la nueva ejecutiva -circunstancia que provocó diversas especulaciones sobre sus opciones en el futuro congreso provincial además de un notable enfado en la joven alcaldesa- era porque sería la presidenta del comité nacional del PSPV. En realidad, presidir el máximo órgano entre congresos de los socialistas valencianos apenas sí tenía cierta significación política, toda vez que se trata de un puesto que ordena el debate, pero que carece de capacidad política real.

Aquel anuncio se produjo a finales del mes de julio. Seis meses después, Diana Morant ya no es la candidata a presidir el comité nacional del PSPV -un órgano que aún no ha llegado a constituirse-. Fuentes de la cuarta planta de Blanquerías consultadas por este diario remarcan que el PSPV «no tiene candidato» a presidir este órgano.

¿Está relacionado ese hecho con la reunión que Morant y otros dos alcaldes mantuvieron con el PP valenciano a mediados de mes?. Las fuentes de la dirección nacional de los socialistas valencianos consultadas por este diario descartaron esa vinculación, aunque no pudieron explicar las razones por las que hace seis meses se anunció una designación que, a día de hoy, ya no se mantiene.

Morant fue durante media legislatura diputada provincial del grupo socialista. El pasado mes de abril abandonó ese puesto y se lo cedió a Voro Femenía, que lo ocupa en la actualidad.

Fotos

Vídeos