PSPV y Compromís insisten en los apellidos valencianos

El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner. / DAMIAN TORRES
El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner. / DAMIAN TORRES

La Diputación de Castellón aprueba pedir a la Generalitat que modifique el texto que algunos ayuntamientos entregan a los padres de recién nacidos

REDACCIÓN/EFE VALENCIA/CASTELLÓN.

El pleno de la Diputación de Castellón aprobó ayer, con los votos de PP y Ciudadanos, una enmienda para defender el bilingüismo en la que se insta a la Generalitat a modificar la carta que reciben las familias con recién nacidos en algunos ayuntamientos para «no invadir la libertad de las familias».

El resto de grupos -PSPV-PSOE, Compromís y Castelló en Moviment- votaron en contra de la enmienda defendida por el PP a un dictamen presentado por Ciudadanos.

La formación naranja afirmaba en el dictamen que el «pacto del Botánico» se ha propuesto «acabar con el bilingüismo en la Comunitat Valenciana» y hacía referencia a la carta que reciben los recién nacidos en municipios como Benicàssim, Burriana o Castellón desde la Agencia de Promoció del Valencià, en la que se informaba a los padres «de cómo valencianizar los apellidos». La conselleria de Educación se desvinculó de la polémica y atribuyó la presencia del logotipo de ese departamento a las «subvenciones que se conceden a los ayuntamientos en el marco de las campañas anuales de promoción lingüística».

En el debate de ayer, el PP presentó una enmienda al dictamen de Cs que añadía la necesidad de instar a la Generalitat a modificar esa carta. El portavoz del PP, Vicent Sales, aseguró que «no se puede abrir una guerra lingüística en un territorio bilingüe» y recalcó que las administraciones públicas «debemos promover el uso del valenciano pero no imponer posturas».

A su juicio la campaña «Benvinguts a casa» no es «mala», pero sí cuestionó el contenido de la carta porque «una cosa es recordar el derecho a utilizar el valenciano y otra inmiscuirse y menospreciar o instar al cambio de apellido».

Por su parte, la portavoz adjunta de Ciudadanos, Cristina Fernández, aseguró que su partido es «el único dique de contención frente al nacionalismo porque alcaldes del PP, PSPV y Compromís han destinado recursos públicos para informar a padres y madres de cómo modificar los apellidos de la familia».

Fernández añadió que «hay que centrar los recursos en las prioridades de los castellonenses, que son el empleo, la educación y la sanidad».

Al argumentar su voto en contra, la diputada socialista María José Sanfont manifestó que «no hay ninguna discriminación al castellano», sino que es el valenciano el que «necesita refuerzo» porque, pese a ser cooficial en la Comunitat, es la lengua que ha estado en inferioridad de condiciones respecto al castellano. El portavoz adjunto de Compromís, Pau Ferrando, lamentó lo que ha considerado un «nuevo intento de Ciudadanos y del PP de enfrentar a los valencianos con la excusa de la lengua».

Por otra parte, el pleno rechazó una moción de Compromís -con los votos en contra del PP y los votos a favor del resto de grupos- que pedía que la Diputación abriera una línea de subvenciones para la realización de proyectos de recuperación de la Memoria Histórica en Castellón para 2018 dirigida a ayuntamientos y entidades sin ánimo de lucro.

Fotos

Vídeos