La prórroga de los presupuestos complica la reforma de la financiación

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. / EFE/Chema Moya

La decisión de Montoro por la falta de apoyo del PNV podría afectar a la negociación del nuevo modelo y a las inversiones regionales

F. M. VALENCIA.

Mariano Rajoy trasladó a Ximo Puig en la reunión que ambos mantuvieron este mes en Moncloa su disposición a que la reforma del sistema de financiación autonómica estuviera lista durante este 2017. El presidente valenciano acudió a esa cita a reclamar protagonismo a lo que él define como el 'problema valenciano' -la falta de fondos para atender los servicios públicos fundamentales y las escasas inversiones del Ejecutivo central en esta región-. Y encontró receptividad por parte del presidente del Gobierno. Pero el anuncio del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, de no presentar por ahora el proyecto de presupuestos para 2018 -lo que supone de facto una prórroga de las cuentas actuales- pone más que cuesta arriba la consecución de ambos objetivos.

El ministro admitió el martes que la falta de apoyos obliga al Gobierno a retrasar los nuevos presupuestos. El PNV, el socio que ha permitido a los populares junto con Cs avanzar en la legislatura, marca distancias en pleno debate catalán, consciente de que una posición de respaldo al Ejecutivo de Rajoy encajaría mal con el respaldo implícito mostrado al independentismo catalán.

Sin nuevos presupuestos -el ministro De Guindos dijo ayer que todavía hay tiempo para que entren en vigor el 1 de enero-, el Gobierno se quedaría sin la herramienta en la que plasmar la reforma del sistema de financiación, porque los fondos a repartir entre las CC AA se consignan en esa ley. Al menos en teoría, con una prórroga de las cuentas de 2017, la financiación que recibiría la Comunitat volvería a ser la del modelo aprobado en 2009, y que lleva prorrogándose de manera consecutiva desde 2013. Un sistema que la totalidad del arco parlamentario valenciano reconoce como perjudicial para la Comunitat. Ante esa prórroga de los presupuestos, la Comunitat Valenciana podría verse afectada también por lo que a las inversiones del Ejecutivo central se refiere, en tanto que tampoco sufrirían modificación respecto a las del ejercicio en curso.

Las fuentes parlamentarias consultadas por este diario admitieron ayer este posible escenario -subrayaron que la prórroga podría ser de sólo unas semanas-, pero remarcaron que esa circunstancia no tiene por qué afectar a la negociación del nuevo modelo. La comisión de expertos nombrada por el Gobierno ya presentó su propuesta y ahora, según se ha explicado hasta la fecha, llega el turno de la negociación política del nuevo modelo. Tras su reunión con Rajoy, Puig explicó que el presidente del Gobierno se había mostrado dispuesto incluso a reconocer la deuda histórica de la Comunitat -lo que supondría la condonación de una parte de los 44.000 millones de losa que arrastra-.

Los portavoces de PSPV y Compromís advirtieron ayer de que para los valencianos será perjudicial la eventual prórroga de los presupuestos de 2017. El portavoz socialista Manolo Mata aseguró que cada día que se retrase el presupuesto en España o cada día que se aplace la reforma del sistema de financiación autonómica es «un sopapo a la Comunitat Valenciana». Fran Ferri (Compromís) lo consideró «una noticia muy negativa para los valencianos que demuestra que el Gobierno no tiene ni la capacidad ni las ganas de modificar el sistema de financiación». Desde el PP, la secretaria general Eva Ortiz consideró que esa eventual prórroga sería una buena oportuniadd para que PSPV y Compromís negocien con el PP.

Fotos

Vídeos