Proponen abrir una vía de diálogo para resolver el conflicto

Los participantes en la mesa redonda, ayer. / jesús signes

A. C.

valencia. El Club de Encuentro Manuel Broseta celebró ayer una mesa redonda sobre el problema catalán. Bajo el lema Cataluña: una mirada al futuro, dos politólogos y una jurista debatieron sobre el proceso independentista y las posibles soluciones al conflicto, entre las que restaurar el diálogo entre las dos partes fue una de las señaladas. Marc Sanjaume, investigador del Institut Estudis Autogovern de la Generalitat de Catalunya, abogó por recordar la historia. Sanjaume apuntó que casi la totalidad de los catalanes respaldaron la Constitución en el referéndum de 1978 y que desde entonces han contribuido a la construcción del Estado pero también indicó que ha cambiado mucho el contexto durante los últimos años. El politólogo destacó que existe una «demanda ciudadana» que reclama expresarse. Por ello, apostó por el acuerdo entre el Estado y Gobierno catalán e incluso defendió modificar la Constitución para canalizar esta demanda en algún tipo de votación.

Argelia Queralt, profesora de Derecho Constitucional Universidad de Barcelona, incidió en la idea en que estamos ante una «crisis constitucional» protagonizada por el Tribunal Constitucional que, pese a haber contribuido al proceso de descentralización durante la transición, también ha ayudado a recentralizar el estado en los últimos años a raíz de la crisis económica. Queralt recomendó iniciar un diálogo entre la administración central y la catalana ya que considera que el problema es «político» y no «jurídico». Por ello, abrió la puerta a reformar el estado de las autonomías.

Ignacio Molina, investigador del Real Instituto Elcano y profesor de Ciencia Política Universidad de Madrid, aseguró que existe una «fuerte identidad nacional» en Cataluña pero que esta no es unánime. Para Molina el problema del Ejecutivo catalán ha sido no tener en cuenta a la parte de la sociedad no independentista y dejar de tener en cuenta «la pluralidad". El politólogo comparó el proceso catalán con Quebec y también apostó por el «entendimiento» y la «negociación» como vías de solución.

Fotos

Vídeos