El presidente de la Diputación llama a la calma a cinco días del congreso

Jorge Rodríguez.
Jorge Rodríguez. / r. abulaila

La candidatura de Rafael García dice presentar enmiendas a la ponencia del cónclave del PSPV para tratar de dar más voz a la militancia

EP/REDACCIÓN VALENCIA.

El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, aprovechó ayer para hacer un llamamiento a la calma y pacificación del partido a una semana del congreso del PSPV que contará con la presencia del secretario general, Pedro Sánchez, y en la que se revalidará el liderazgo de Ximo Puig tras su contundente victoria en las primarias socialistas frente al candidato sanchista.

Rodríguez, uno de los apoyos del jefe del Consell, considera que la relación entre ambos dirigentes debe ser «fluida y normal», basarse en «el respeto» y buscar la «unidad» que contribuya a que el primero se mantenga como presidente de la Generalitat y el segundo llegue a La Moncloa. Reclamó comprensión por parte de ambas sensibilidades a pesar de las «diferencias que pueda haber». En este sentido, no hay que olvidar que varias asambleas locales ya han votado en contra de la gestión de Puig. El también alcalde de Ontinyent se refirió de esta forma a la integración del sector sanchista en el proyecto de Ximo Puig y a la presencia de Pedro Sánchez en el 13 Congreso que el PSPV celebrará la próxima semana en Elche.

Fuentes de la candidatura de Rafael García informaron ayer de que durante esta semana se han presentado enmiendas a la ponencia marco que se aprobará en el cónclave socialista. Desde el grupo tratan de que se aprueben algunas de las tesis e ideas que supuestamente les llevaron a presentar una alternativa a Puig. Así, apuestan por mecanismos para introducir la opinión de la militancia en los programas electorales, un debate anual sobre el estado del partido y, en resumen, la introducción de resortes que permitan la modernización del partido y agilizar la comunicación entre la dirección y las bases.

Jorge Rodríguez, en la misma entrevista, consideró que todo proceso orgánico, como el de las primarias, genera «siempre heridas y enfados» pero señaló que después esa «tensión» se reduce y «todo vuelve a la normalidad», como sucede en «una gran familia». «Hay que entender que venimos de vivir muchos procesos orgánicos. El roce hace el cariño pero también heridas por mucho que se quiera decir que es fantástico porque se da la voz a la militancia».

Fotos

Vídeos