Los populares suavizan las críticas a las asociaciones

A. C. VALENCIA

La reforma de la ley que regula la subvenciones que reciben las principales organizaciones sindicales y empresariales se debatió ayer por primera vez en un pleno de Les Corts. Pero la propuesta que apuesta por reducir las ayudas para fomentar otras para las asociaciones minoritarias fue lanzada hace meses por parte del PP, aunque con el tiempo las críticas que se vertían hacia los principales colectivos se han suavizado.

La manifestación para reclamar un nuevo modelo de financiación autonómica que respaldaron la patronal, los sindicatos y todas las formaciones políticas excepto el PP creó una brecha entre los populares y el resto de asociaciones. La disputa más llamativa fue entre la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) y el PP, dos actores que suelen mantener una buena relación. La CEV en un primer momento decidió no respaldar la movilización ya que no contaba con el apoyo de los principales partidos valencianos pero finalmente cambió su posición .

La respuesta del PP llegó con la propuesta de que los fondos destinados a sindicatos y la CEV también recayesen en organizaciones menores y no sólo en las mayoritarias. Una situación que no gustó nada a la patronal ni a las asociaciones sindicales, que no dudaron en criticar la iniciativa. Para rebajar este clima de confrontación, la presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, y Salvador Navarro, presidente de la patronal, decidieron reunirse para poner fin a las hostilidades. Esta reconciliación llevó al PP a suavizar ayer el tono de su propuesta y a dirigir las críticas contra los sindicatos y no nombrar expresamente a los empresarios para no levantar ampollas. Pese a ello, desde el PSPV no se dudó en recordar la polémica y señalar que la norma había sido motivada por lo que calificaron «traición» de la CEV a los populares.

Fotos

Vídeos