Podemos sintoniza con el Consell y retrasa la cuestión de confianza contra Puig

Oltra, Puig y Estañ, ayer, durante su reunión en el Palau de la Generalitat. / irene marsilla
Oltra, Puig y Estañ, ayer, durante su reunión en el Palau de la Generalitat. / irene marsilla

La primera reunión entre el nuevo líder podemista y el Gobierno valenciano se zanja con la postergación de las medidas de presión que pidió Estañ en mayo

BURGUERA VALENCIA.

El nuevo líder de Podemos no tiene intención de amargar el verano al Consell. Antonio Estañ se reunió ayer por primera vez con el Consell (con el presidente Ximo Puig y la vicepresidenta Mónica Oltra, en el Palau de la Generalitat) y de la cita dieron cuenta Oltra y Estañ mostrando una feliz sintonía que posteriormente verbalizó la vicepresidenta de la Generalitat. De tal modo que, según reconoció Estañ, no planteó la posibilidad de presentar una cuestión de confianza a Puig, algo que, aseguró, quizá lo plantee en septiembre. O no, pues enmarcó esa moción en una iniciativa más genérica y aún por definir como es lo que él denominó 'auditoría ciudadana'. La vicepresidenta y el dirigente morado coincidieron en que «las relaciones entre las tres patas (PSPV, Compromís y Podemos) del Pacto Botánico son de lealtad y en sintonía».

Antonio Estañ, secretario general podemista en sustitución de Antonio Montiel tras las primarias de hace dos meses, alcanzó el poder orgánico de la formación morada en la Comunitat esgrimiendo la necesidad de ser «más exigente» con el Gobierno valenciano. La candidatura ganadora fundamentó su campaña en la idea de que Montiel pecó de indulgencia durante la primera mitad de la legislatura. Esa laxitud del experimentado dirigente cesante (el lunes cumple 59 años) pretendía ser corregida por los bríos juveniles de Estañ, que aún sin cumplir los 30 años se sintió con fuerzas de plantear la necesidad de examinar con dureza a Puig. Sin embargo, ese temperamento juvenil quedó ayer atemperado.

El discurso de Estañ, de hecho, pareció un calco del que habitualmente ofrece Montiel a la hora de evaluar al Consell. El líder de Podemos recordó que «hay cuestiones» a las que los firmantes del Botánico «no hemos llegado», porque «hay propuestas vitales para cambiar el País Valenciano y no se están llevando a cabo con la rapidez que nos gustaría».

En mayo, Estañ planteó que «utilizando los mecanismos que el reglamento permite» es necesario una «modificación del Debate de Política General» con el fin de que «se convierta de verdad en una rendición de cuentas. Está descartada que se convierta en una especie de moción de censura, en ningún sentido, pero de confianza sí, puede tomar esa forma, sobre todo para atender a esa cierta distancia que ha tomado Puig por su posicionamiento interno a la hora de defender los intereses de la Comunitat». Ayer, sin embargo, admitió que de la cuestión de confianza no había dicho ni mu a Oltra y Puig. No obstante, Estañ aseguró que esta iniciativa se incluirá en el paquete de medidas de la auditoría ciudadana que se abordará en septiembre. El Debate de Política General se celebrará en la segunda semana de septiembre, por lo que incorporar cualquier tipo de modificación no podría materializarse para este debate, sino para el de 2018, ya en la recta final de la legislatura.

El Consell, por su parte, se mostró ayer encantado de contar con Estañ como nuevo interlocutor. Oltra no quiso entrar en si el Gobierno valenciano se siente más exigido. La vicepresidenta destacó la «sintonía, armonía y lealtad» con la que trabajan los integrantes del Botánico, junto con la sociedad civil, que interviene, según ella, «a través del mecanismo de codecisión y participación y de los futuros mecanismos de evaluación que se ponen en marcha». Oltra valoró el papel de «control y apoyo» de la formación morada, a la vez que han resaltado «las aportaciones de Podem», que combina «el trabajo parlamentario» con «la propuesta y el control del Gobierno».

Más

Fotos

Vídeos