Podemos guarda silencio ante los contratos fragmentados en la Diputación

Jaramillo, responsable de Transparencia en Diputación. / i. marsilla
Jaramillo, responsable de Transparencia en Diputación. / i. marsilla

Jaramillo, responsable de Transparencia, evita pronunciarse a pesar del modo en que se adjudicaron los encargos y el conflicto entre Rius y el presidente Rodríguez

BURGUERA VALENCIA.

El presidente de la Diputación de Valencia, el socialista Jorge Rodríguez, ha manifestado su desagrado con las tramitaciones realizadas en Cultura para adjudicar encargos como el de los catálogos sobre la modernidad republicana o el del servicio de guías y animación de la exposición permanente del MuVIM. El PP ha pedido medidas que Rodríguez anunció y que el diputado de Cultura, Xavier Rius (Compromís) desmintió, además de quitar importancia («es como mirar al dedo y no a la Luna», afirmó esta semana) a los contratos a dedo a dos empresas de un mismo administración o los que sirvieron para realizar adjudicaciones primero a una firma y luego a un señor particular que, curiosamente, es el administrador de esa primera adjudicataria y hermano del que fuera asesor del propio Rius, el que mira a la Luna. Ciudadanos reclamó una reunión urgente de portavoces que nunca se produjo. ¿Y Podemos? El único partido con representación en Les Corts que no ha querido pronunciarse sobre los contratos fragmentados en la Diputación de Valencia. El representante podemista en el equipo de Gobierno de la corporación provincial integra la plataforma València en Comú, su nombre es Roberto Jaramillo y sus competencias en la institución es procurar que la actividad de la Administración sea transparente.

Sin embargo, Jaramillo ha guardado silencio durante dos semanas, desde que este periódico desvelase el curioso modo en que se contrata desde Cultura, una fórmula que ha provocado que el propio Rodríguez admitiese su desacuerdo y anunciase la reclamación de un informe que Rius asegura que nunca le ha pedido, ni por escrito ni a viva voz.

A la espera de conocerse cómo se resuelve el conflicto entre Rius y Rodríguez (la portavoz del PP, Mari Carmen Contelles, les ha pedido que aclaren cuál de los dos miente), el vicepresidente sexto de la Diputación de Valencia, Roberto Jaramillo, mira hacia otro lado a pesar de ser el responsable de Transparencia y Gobierno Abierto. Este periódico ha querido conocer su opinión y su entorno ha señalado que prefiere no realizar comentarios sobre unas prácticas extrañas, no muy acordes con el deseo de dar cuenta de a quién se adjudica el dinero público. La Secretaría de la Diputación llegó a paralizar el pago de una de las facturas hasta que algún cargo responsable del MuVIM, el principal museo de la Diputación, garantizase que no se estaba produciendo fragmentación de contratos para que un mismo servicio lo hiciesen siempre los mismos. Fuentes socialistas en el equipo de Gobierno de la Diputación admiten que la labor de Jaramillo como responsable de Transparencia es tan poco de su agrado como los contratos de Rius.

Fotos

Vídeos