Podemos fuerza al Consell a blindar los cambios en el presupuesto

Antonio Estañ, Ximo Puig y Mónica Oltra, ayer en Les Corts, tras firmar el documento de garantía de los presupuestos. / EFE
Antonio Estañ, Ximo Puig y Mónica Oltra, ayer en Les Corts, tras firmar el documento de garantía de los presupuestos. / EFE

Estañ empuja a Puig y Oltra a garantizar por escrito que las medidas acordadas por el Ejecutivo con el partido morado se abordarán en 2018

BURGUERA

valencia. Hace ahora dos meses desde que Podemos advirtió de que no tenían claro si votarían a favor de los presupuestos de 2018 que había elaborado el Consell. Entre politólogos y periodistas hubo pocos que asumiesen la amenaza como una posibilidad real. Si alguno hubiese apostado un euro, ayer habría comprobado que es un euro más pobre. Finalmente, Podemos, votó a favor, lo que provocó en Les Corts una corriente de afecto, alegría, aplausos y miradas de simpatía entre los escaños del tripartito (Podemos, PSPV y Compromís), talante muy acorde con la Navidad, pero no con el modo en que se ha gestado el acuerdo. Y mucho menos con la manera en que se plasmó ayer. La escenificación se desveló por sorpresa hacia las diez de la mañana, y se anunció para hora y media más tarde. Las cuentas del Consell se aprobaron alrededor de las 12.30 horas. Se dispararon las prisas por firmar, escenificar y votar, una situación inédita. Hasta ahora, tanto para los presupuestos de 2016 como para los actuales, los cambios presupuestarios que logró Podemos no obligaron a organizar una firma con mesa y papeles de por medio. Pero es que lo de ayer fue un blindaje de las promesas arrancadas al Consell, y quizá un acuse de recibo si durante 2018, año preelectoral, las cosas se tuercen y cada uno debe tomar un camino en función de sus intereses frente a los comicios de 2019.

Los podemistas exigieron la rúbrica. La firma se escenificó junto al hemiciclo de Les Corts. En la Sala dels Pinazo (por estar allí los cuadros del pintor valenciano). Allí se sentaron a firmar el presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig, la vicepresidenta líder de Compromís, Mónica Oltra, y el secretario general y síndic de Podemos, Antonio Estañ. Les acompañaron el síndic socialista, Manolo Mata, y las adjuntas de Compromís y Podemos, Mireia Mollà y Fabiola Meco. No hubo tiempo de irse al Jardín Botánico para reeditar el pacto a tres bandas, porque, de hecho, se trata de un documento distinto a las reediciones del acuerdo. El pacto tripartito lleva camino de actualizarse más que un iphone, probablemente porque el riesgo de que un virus gripe la relación es tan alto como en los móviles.

Durante la explicación de voto en Les Corts, el diputado podemista David Torres explicó el porqué del apoyo morado al Consell. «Hemos firmado un acuerdo que blindará y fiscalizará los acuerdos alcanzados en unos presupuestos que, esta vez sí, son los más 'podemizados' de la legislatura», señaló Torres dirigiéndose a los socialistas, que han mirado hacia otro lado mientras el parlamentario de Podemos se ha jactado del modo en que su formación ha 'apretado las tuercas' al Gobierno valenciano a cambio de su voto afirmativo a los presupuestos, algo que desde Ciudadanos se ha calificado de «sainete» por considerar que se trataba de un desencuentro condenado a acabar bien.

Los podemistas indican que el compromiso «fiscalizará los acuerdos de los presupuestos» El Consell dice estar satisfecho tras «renovar» un pacto que le da un año de prórroga en su gestión

Estañ explicó que se firma un compromiso para «ampliar la fiscalización del presupuesto, facilitar que los ciudadanos puedan comprobar su ejecución, blindar y priorizar las partidas presupuestarias en servicios públicos» que Podemos ha insistido en incrementar. Oltra, por su parte, considera que el documento «vincula» a los podemistas en la gestión del Consell, además de «renovar compromisos y alianzas». Puig, por su parte, recordó que la Comunitat es una de las primeras en aprobar sus cuentas para 2018, a pesar de todo, pues según el PSPV se actualiza el pacto, lo que otorga al Consell un año de prórroga en una gestión que los podemistas aseguran que será mucho más vigilada y controlada.

Fotos

Vídeos