La ley que busca apostar por la gestión pública en Sanidad sigue adelante su tramitación en Les Corts

Manolo Mata. / Efe

El PP ha presentado una enmienda a la totalidad de la ley, en la que pide su devolución al Consell

EFE VALENCIA

Les Corts Valencianes han rechazado hoy devolver al Consell la modificación la ley de Salud de la Comunitat Valenciana, tal y como pedía el PP, con lo que esta norma, que busca garantizar la universalidad y apostar por la gestión pública de la Sanidad, seguirá su tramitación parlamentaria.

La norma ha sido defendida por la consellera de Sanidad, Carmen Montón, quien ha destacado que garantizar la salud como derecho, garantizar la equidad y no discriminación y fortalecer el sistema sanitario público, apostando por esta forma de gestión, son los tres ejes que inspiran este cambio normativo.

El PP ha presentado una enmienda a la totalidad de la ley, en la que pide su devolución al Consell por considerar que su principal motivación es "la cruzada de la Conselleria de Sanidad contra la colaboración pública y privada en la sanidad" y la finalización de los conciertos de gestión sanitaria.

La enmienda, que ha contado con el apoyo de los exdiputados de Ciudadanos, ha sido rechazada con los votos en contra del PSPV, Compromís y Podem, mientras que Ciudadanos se ha abstenido.

El diputado del PP José Juan Zaplana, quien ha calificado de "chapuza" la modificación, ha advertido de su "inconstitucionalidad" por otorgar a los ayuntamientos una competencia que no tienen en materia de participación.

Ha criticado que el Consell insista "por sectarismo" en su voluntad de apostar por la gestión directa de la sanidad, "imponiendo su ideología sobre calidad asistencial" y poniendo así en riesgo "la salud y la calidad de vida de las personas".

Además, ha denunciado que la norma se haya tramitado por la vía de urgencia, recortando los plazos de debate, y que se haya ocultado información.

El socialista Ignacio Subías ha defendido la ideología, y ha afirmado que mientras el PP apostaba por las "privatizaciones", la pérdida de derechos y la falta equidad, el Gobierno del Botánico apuestan por un sistema de gestión directa, "equitativo, solidario, universal, de calidad, accesible y con recuperación de derechos".

Tras negar que se haya ocultado información y defender la tramitación de la norma, Subías ha afirmado que fue el PP el que impuso su modelo con la ley que ahora se modifica, que según ha dicho, fue "un epitafio político" de este partido para "atar un modelo" que beneficiaba intereses privados.

La diputada de Compromís Isaura Navarro ha preguntado por qué el PP podía tramitar esta ley por la vía de urgencia y el Gobierno actual no puede hacerlo, y "por qué recuperar la gestión es ideología y privatizar la sanidad no lo es", y ha acusado a los populares de defender los intereses de "los financiadores del PP".

Zaplana ha lamentado la obsesión de estas formaciones con las empresas, y ha afirmado que cuando se adjudicó el contrato del hospital de La Ribera "no había posibilidad de hacer ideología" porque allí no había nada y gracias al PP ahora "hay un hospital de referencia internacional".

Navarro ha replicado que donde está el hospital de La Ribera "había presupuestado un hospital público", cuyo proyecto se paró "para dárselo a sus amigos", a los que luego hubo que rescatar porque el negocio no les fue bien y se les regalaron 26 millones por lucro cesante.

Desde Podem, Daniel Geffner ha valorado los cambios presentados por la Generalitat en defensa de la universalidad, la reducción de desigualdades y la gestión directa de la Sanidad, pero ha mostrado la preocupación de su grupo por la apuesta que se hace por las áreas de salud supradepartamentales.

Juan Córdoba (Ciudadanos), quien también ha dudado de la constitucionalidad de la nueva ley, ha defendido el compromiso de su grupo con la sanidad pública pero ha insistido en reclamar auditorías en todos departamentos de salud "para tener datos objetivos" sobre ambos modelos de gestión.

Fotos

Vídeos