De periodista a agitador de color verde

A la intemperie. La consellera Cebrián, a cubierto, mientras Álvaro queda a merced de los elementos. / jesús signes
A la intemperie. La consellera Cebrián, a cubierto, mientras Álvaro queda a merced de los elementos. / jesús signes

Nacido en Sant Andreu de Llavaneres hace 55 años. El periodista barcelonés se incorporó a Canal 9 en la fundación de la antigua televisión. Entre 1996 y 2002 fue miembro del Comité de Redacción del ente público. Es, por ahora, uno de los portavoces de Compromís por ser uno de los líderes más destacados de Els Verds, uno de los tres partidos que forman parte de la coalición. Muy reivindicativo entonces, como periodista, y también ahora, su relación con Cebrián se fue retorciendo. A pesar de su destacada posición en su formación, y de que los verdes siempre acudían de la mano de Iniciativa (el partido de Mónica Oltra) a las negociaciones con el Bloc, el partido mayoritario en la coalición, Álvaro cae.

Abstemio, de talante divertido pero tajante, el ya exsecretario autonómico ha mantenido en el Consell el tono aguerrido que le gustaba emplear cuando era delegado sindical en RTVV. El junco se dobla pero siempre sigue en pie, dice la canción, pero Álvaro ha preferido que lo quiebren. A sus allegados les aseguró hace ni una semana que nunca dimitiría. En Compromís advirtió de que cualquier represalia contra Els Verds sería replicado en el futuro. La sombra de un trasvase a Podemos. Ahora se verá si era un farol o una apuesta personal.

Fotos

Vídeos