El perdón selectivo de ETA provoca el rechazo de las asociaciones de víctimas

Miembros de la banda, durante la lectura de un comunicado en el pasado. /
Miembros de la banda, durante la lectura de un comunicado en el pasado.

La banda reconoce el «daño causado» y solo pide perdón a aquellas víctimas sin «responsabilidad alguna» en el «conflicto»

OCTAVIO IGEA | DAVID GUADILLA | OLATZ BARRIUSO

ETA ha hecho público esta mañana un comunicado en el que reconoce el «daño causado en el transcurso de su trayectoria armada» y admite «la responsabilidad directa que ha adquirido en ese dolor». Sin embargo, la banda terrorista hace distinciones entre las diferentes víctimas y contextualiza sus acciones en un «conflicto» que retrotrae al bombardeo de Gernika. Veintiún asociaciones de víctimas han hecho público un comunicado en el que consideran que el texto de la banda «llega tarde y es incompleto». Igualmente el lehendakari ha considerado insuficiente esta declaración y ha pedido a ETA que «tenga la misma consideración con todas las víctimas» y reconozca que su acción fue «injusta».

El texto remitido por la banda a 'Gara' recalca que la banda es «consciente de que en este largo periodo de lucha armada hemos provocado mucho dolor, incluidos muchos daños que no tienen solución». Pero, en todo caso, evita calificar su actuación como injustas, sitúa ese «dolor» dentro de un «conflicto» que, en su opinión, se remonta hasta la Guerra Civil y distingue entre los afectados por su violencia que no tenían «responsabilidad alguna en el conflicto» y el resto. «A consecuencia de errores o de decisiones erróneas, ETA ha provocado también víctimas que no tenían una participación directa en el conflicto, tanto en Euskal Herria como fuera de ella», añade la banda.

Además, y en un formato novedoso, incorpora un anexo para explicar en qué consiste su declaración sobre el «daño causado». En ese epígrafe critica que algunos quieren «menospreciar cualquier avance», consciente de que su declaración iba a resultar insuficiente para muchos colectivos. La distinción entre víctimas ha sido acogida con indignación por buena parte de los damnificados y con profundo malestar por parte del lehendakari.

El comunicado ha causado estupor en las asociaciones de víctimas. 21 de ellas han firmado un comunicado en el que anuncian que seguirán reclamando justicia y no admitirán que «quienes causaron tanto sufrimiento y dolor pretendan encontrar atajos».

Estas asociaciones han considerado que las disculpas a las víctimas eran «imprescindibles pero hace muchos años que debían haberse producido y han asegurado que resulta inadmisible que pretenda diferenciarse entre dos tipos de víctimas, las 'ajenas al conflicto' y las que en opinión de los terroristas no lo eran».

Además, durante una declaración de urgencia mientras participaba en un acto en Abanto, Iñigo Urkullu ha pedido a ETA «o a quien redacte sus comunicados» que en su final definitivo «tenga en la misma consideración a todas las víctimas y reconozca el daño injusto causado». El jefe del Ejecutivo autónomo ha considerado «un paso» el anuncio de la banda, aunque no ha querido ir mucho más allá. «Me reservo la opinión sopesada», ha dicho el líder del Ejecutivo, «para cuando sea el final». Una culminación en la que ha pedido a ETA que corrija sus palabras de hoy respecto a las víctimas y aporte un documento de adiós con «fundamentos éticos».

El Gobierno central, por su parte, ha señalado a través de un comunicado oficial que el anuncio de ETA «no es más que otra consecuencia de la fortaleza del Estado de Derecho que ha vencido a ETA con las armas de la democracia». «Está bien que la banda terrorista pida perdón a las víctimas, porque las víctimas, su memoria y su dignidad han sido determinantes en la derrota de ETA», ha señalado el Ejecutivo de Mariano Rajoy, quien en todo caso ha agregado que «hace mucho tiempo que ETA tenía que haber pedido perdón de forma sincera e incondicional».

El anuncio de ETA llega a quince días de que se produzca su anunciada disolución definitiva. En el texto, difundido por 'Gara', dice que «ojalá nada de eso hubiese ocurrido» y apela a «la reconciliación». ETA habla de un «sufrimiento desmedido», en referencia tanto a las víctimas que la banda terrorista ha causado como a las consecuencias que esas acciones han tenido en sus propios militantes. Habla así de «muertos, heridos, torturados, secuestrados o personas que se han visto obligadas a huir al extranjero» y reconoce «la responsabilidad que ha adquirido en ese dolor», porque «nada de ello debió producirse jamás o no debió prolongarse tanto en el tiempo».

El PNV lamenta que ETA haga una «categorización» de sus víctimas

Por su parte, el PNV ha valorado «positivamente» la «novedad» en el lenguaje del comunicado en el que ETA reconoce el daño causado pero ha lamentado que la banda establezca una «categorización» de sus víctimas y a unas las muestre respeto, mientras que a otras, las que considera ajenas al «conflicto», las pida perdón. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha subrayado que todas son «iguales» y que es necesario que ETA «profundice» en la línea apuntada en el comunicado en las dos semanas que quedan hasta su anunciada disolución. Porque, según ha insistido, el daño causado por ETA fue «injusto», una consideración que la banda obvia en su reflexión.

Fotos

Vídeos