El Consejo de Europa acusa a Agramunt de «posibles actividades corruptas»

Pedro Agramunt./EFE
Pedro Agramunt. / EFE

Un informe independiente concluye que el político valenciano pudo haber recibido hasta 200.000 euros por favorecer la posición de Azerbaiyán

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

Un nuevo posible caso de corrupción vuelve a salpicar al PP valenciano. En esta ocasión el señalado es Pedro Agramunt, el veterano senador y expresidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, ente diferenciado de la Unión Europea cuyas recomendaciones sobre temas como los derechos humanos tienen mucho peso. Un organismo que le acusa en un informe independiente de haber cometido «posibles actividades corruptas» por beneficiar los intereses de Azerbaiyán.

El documento de más de 200 páginas elaborado por el Equipo Independiente de Investigación sobre la Corrupción de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) arroja una serie de datos muy preocupantes para el dirigente popular al atribuir que «una gran parte del éxito» para alcanzar la presidencia del organismo fue debido a un posible «apoyo financiero», que cifra en un soborno de 200.000 euros, recibido desde Azerbaiyán. Una aportación económica que también podrían haber recibido otros miembros de la asamblea. Además, se remarcan «posibles actividades corruptas» encabezadas por dirigentes del país caucásico y el propio Agramunt, que, según el escrito, ha apoyado con regularidad los intereses de Azerbaiyán.

Los redactores del documento son tajantes: «Hay pruebas que demuestran que, en varios casos, Agramunt desempeñó un papel clave en la adopción de varias decisiones en PACE que se consideraron, directa o indirectamente, como favorables de Azerbaiyán» con prácticas como «suavizar críticas» hacia el estado en informes internos de la institución. Entre las conclusiones destaca que «el órgano de investigación observa, sobre la base de todas las pruebas que tiene ante sí, que hay fuertes sospechas de que las actividades corruptas, de las que Agramunt era parte, desempeñaron un papel en su nombramiento como presidente».

Posibles sobornos con prostitutas

Los redactores del documento recogen el testimonio de uno de los testigos, la secretaria de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que asegura que miembros del órgano como Agramunt «podrían haber sido sobornado al ofrecerle prostitutas» durante las elecciones que tuvieron lugar en el estado en el año 2015. Estas prostitutas formarían parte de los regalos otorgados a diferentes políticos que también incluirían productos electrónicos de lujo, relojes y joyas, vacaciones pagadas y grandes sumas de dinero en efectivo o transferidas a través de empresas anónimas. Todos estos obsequios tenían el mismo objetivo, influir en la opinión de los políticos extranjeros para que la imagen del país se viera beneficiado. Pese a ello, el informe insiste en que aún no puede probar que «tales ofertas se hicieron en nombre de las autoridades» del país caucásico. Los investigadores también apuntan que intentaron recabar el testimonio del dirigente popular aunque este se negó.

«Todo es falso»

Agramunt, en declaraciones a este diario, quiso desmentir ayer tajantemente la acusación de que cobró 200.000 euros para favorecer los intereses de Azerbaiyán e insistió en que esta información responde a una «sarta de mentiras» de ONGs y otras organizaciones interesadas presentes en los países que formaban parte de la URSS que están controladas por una red que llega a Europa. El dirigente del PP criticó duramente que se ponga en cuestión la designación de su persona como presidente aludiendo a una compra de dinero que no es real cuando el proceso se llevó a cabo con total normalidad. Sobre si se vio beneficiado de prostitutas ofrecidas por terceros, Agramunt censuró el testimonio de la secretaria de la Asamblea de Europa y atribuyó estas declaraciones a «cotilleos malintencionados de gente de dentro de la casa» y a funcionarios del organismo que remarcó que van a por él.

Para el expresidente todos los tratos de favor y regalos que aparecen en el informe responden a un «ajuste de cuentas» de determinados países como Alemania por mantener relaciones diplomáticas con estados como Ucrania, Rusia o Azerbaiyán. Además, insistió en que a lo largo del documento aparecen datos erróneos y se atribuye a algunos redactores la categoría de juez cuando no es así. Un punto que cree que resta veracidad al texto final y a sus conclusiones. En un comunicado, sentenció que se ha puesto toda la información en manos de sus abogados y que está estudiando emprender acciones legales. Pero Agramunt no es el único político español que aparece en el informe difundido. Agustín Conde, actual secretario de estado de Defensa (número dos de María Dolores de Cospedal) y exparlamentario en la Asamblea de Europa, también se ha visto salpicado en menor grado por defender de manera continuada los intereses de Azerbaiyán.

Pérdida de confianza

Agramunt tuvo que dejar en 2017 la presidencia de la Asamblea de Europa después de que la cámara escenificase la pérdida de confianza hacia su máximo representante. El senador, que sigue siendo miembro de la asamblea, viajó en 2017 a Siria junto al diputado del PDeCAT Jordi Xuclà, el presidente de la Comisión de Asuntos Legales y Derechos Humanos y diplomáticos rusos para reunirse con Bachar El Assad. Un encuentro que fue muy criticado cuando salió a la luz y que llevó a los representantes de la asamblea a aprobar un mecanismo de revocación del presidente que no llegó a ser utilizado por la dimisión del dirigente popular.

Más noticias sobre Pedro Agramunt

Fotos

Vídeos