Los partidos huyen del plan para valencianizar apellidos de recién nacidos

Material que se regala en las localidades adscritas a la campaña a las familias de los recién nacidos. / lp
Material que se regala en las localidades adscritas a la campaña a las familias de los recién nacidos. / lp

Educación se desentiende, PSPV y Compromís le restan importancia y el PP pide a sus ayuntamientos que rectifiquen

REDACCIÓN

valencia. La campaña para valencianizar los apellidos de los recién nacidos que impulsan varios ayuntamientos valencianos se encontró ayer con cierto vacío institucional. La conselleria de Educación, organismo que aparece como colaborador de la iniciativa para promover el uso del valenciano, se desentendió de las cartas que al menos tres ayuntamientos -Castellón, Benicàssim y Moncofa- venían entregando a los padres y en las que se les invitaba a «adecuar» al valenciano las posibles grafías castellanizadas de sus apellidos. En Les Corts, PSPV y Compromís evitaron cuestionar la campaña aunque tampoco hicieron bandera de la propuesta. Y el PP valenciano, que gobierna en dos de los municipios en los que se envió esa polémica misiva, anunció formalmente que solicitará a sus alcaldes que frenen de inmediato esa campaña.

Tal y como adelantó ABC en su edición de ayer, varios ayuntamientos valencianos han incluido este escrito entre el material que las matronas entregan a los padres en los hospitales públicos y centros de salud. En la carpeta, que lleva los escudos de un total de doce municipios -junto a los citados, L'Alcudia, Gandia, Godella, Xixona, Silla, Pobla de Vallbona, Paiporta, Muro y Montserrat- que se presentan como 'organizadores', y con la colaboración del departamento que dirige Vicent Marzà, un babero y diversos documentos escritos en valenciano y alusivos al uso de esta lengua.

Entre esa documentación, y al menos en tres de los consistorios, figura una carta en la que se reivindica como de «vital importancia» para los valenciano hablantes dirigirse en nuestra lengua a su hijo. Una oportunidad perfecta, se explica, para «contribuir a deshacer el agravio cultural que hemos padecido los valencianos». En otro momento se recuerda a los padres que pueden poner un nombre en valenciano a su hijo o «aprovechar para adecuar las posibles grafías castellanizadas de nuestros apellidos». Se mencionan ejemplos como 'Chordá' por 'Jordà', 'Zaragozá' por Saragossà' y 'Casañ' por 'Cassany'.

El escrito recomienda inscribir a los recién nacidos en guarderías en las que se hable en valenciano, matricularlo en líneas en valenciano cuando lleguen a edad escolar y comprarle material didáctico y de ocio en esta lengua.

La campaña, de la que se hicieron eco ayer buena parte de las televisiones nacionales, terminó viendo desaparecer a sus posibles responsables. La conselleria de Educación se desentendió de la campaña destacando que «ni se ha orquestado ni impulsado» pese a que en el cartel anunciador aparece su logo. Esto se debe, añadieron fuentes de ese departamento, a la práctica habitual en cualquier convocatoria de ayudas de la administración, en el sentido de que los organizadores pudieron concurrir a las subvenciones que el departamento impulsa para la promoción del valenciano, por ejemplo las destinadas a ayuntamientos y mancomunidades. Se trata de bases genéricas donde se recogen los requisitos y las líneas generales de las actividades a desarrollar, pero no campañas específicas.

La conselleria de Sanidad -las cartas forman parte del material que entregan las matronas- también negó cualquier vinculación o conocimiento de esta campaña.

¿Y los Ayuntamientos? El PP valenciano contactó ayer mismo con los primeros ediles e Benicàssim y Moncofa para pedirles que pusieran fin de inmediato al envío de esos escritos. Las fuentes populares consultadas explicaron que los dos alcaldes vinieron a sostener que desconocían que se estuviera incluyendo ese escrito entre la documentación que se entrega a los padres, a pesar de que la carta lleva el escudo del municipio.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, expresó el «total rechazo» de la formación a estas cartas y consideró que es «un hecho más de un proceso de catalanización de la sociedad valenciana». La 'popular' denunció que se trata de «un hecho más de un proceso de catalanización de la sociedad valenciana». «Empezó con la educación, sigue con la educación y está en los medios de comunicación. Quién es un alcalde o un conseller para decir a los padres qué nombre quieren», remachó. La portavoz de Ciudadanos en Les Corts, Mª Carmen Sánchez, señaló que «mientras PSPV, Compromís y PP están más preocupados por la valencianización de los apellidos, los niños estudian en barracones y hay problemas en el plurilingüismo».

El socialista Manolo Mata defendió que «las comunidades autónomas se aproximen a su realidad lingüística», pues considera que «hay libertad» y que «quien quiere valencianizar lo hace y el que no, no». Fran Ferri lamentó esta «polémica absurda y estéril a la que se han sumado PP y Ciudadanos». Y César Jiménez lamentó la «apasionante pelea entre el PP y Ciudadanos por ver quién agita más fuerte el odio hacia Cataluña».

Fotos

Vídeos