EU, partida en dos e incapaz de elegir nuevo líder de la coalición

REDACCIÓN

Esquerra Unida eligió ayer el camino más difícil, el de prolongar la agonía que viene padeciendo en términos electorales desde 2015 -cuando no logró representación parlamentaria en Les Corts-, y en términos políticos desde que el que fuera su líder, David Rodríguez, se viera salpicado por su polémico viaje a Cuba, para asistir a los funerales por la muerte de Fidel Castro, pagados con fondos de la Diputación de Alicante.

Tras la elección el sábado de los miembros del Consell Polític Nacional, con un ajustado resultado entre la lista de Rosa Pérez -29 miembros- y la de Rosa Albert -otros 27- y la condición determinante para los cuatro representantes de la lista de Óscar Navarro, la coalición debía votar hoy a su nuevo coordinador general. Y lo hizo. Pero no eligió a nadie. Pérez y Albert empataron a 30 votos y, de esta forma, la elección del nuevo líder de la coalición se aplaza hasta que se elijan a los 65 miembros del Consell Polític que deben resultar propuestos en las asambleas comarcales. Un proceso que será a cara de perro, dado lo ajustado de las fuerzas entre la candidatura de los 'garzoners' -Pérez encabeza a los partidarios del actual líder de IU, Alberto Garzón y su proyecto político dirigido a consolidar la confluencia con Podemos-, frente a la del PCE, con Albert como primera referencia y con el propio excoordinador general, David Rodríguez, como número dos.

El empate de ayer ratifica la fractura en dos mitades prácticamente iguales de la coalición valenciana. Y prolonga la situación de interinidad generada tras la salida de Rodríguez de la dirección de la coalición -como consecuencia de su polémico viaje y de la ausencia de explicaciones-, con una dirección política aún por definir.

Fotos

Vídeos