Orengo, en la comisión del Senado: «Soy un gordito cobarde. No me torture más»

José Manuel Orengo/JESÚS SIGNES
José Manuel Orengo / JESÚS SIGNES

El PP corta el interrogatorio al asesor de Puig que mantiene que la acusación de financiación ilegal del PSPV se basa en premisas falsas

Francisco Ricós
FRANCISCO RICÓSValencia

José Manuel Orengo, exalcalde de Gandia y asesor del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha sido el primero en comparecer en la comisión de investigación de la financiación de partido políticos que tiene lugar en el Senado A pesar de que ha insistido en su afán por colaborar, el portavoz del PP, Luis Aznar, ha preferido cortar el interrogatorio porque entendía que no iba a sacar nada en claro, ya que Orengo ha dado rodeos a la hora de responder y ha afirmado que la acusación de financiación ilegal del PSPV «se basaba en premisas falsas». El interrogatorio ha durado alrededor de tres cuartos de hora.

El PP es el único grupo que pregunta en la comisión porque el resto o no preguntan, como es el caso de los representantes del mixto, o no asisten.

Desde un primer momento Orengo ha asegurado que iba con voluntad de colaborar, incluso ha querido endulzar los oídos del inquisitivo portavoz del PP, Luis Aznar, manifestándole su admiración. Pero la mínima complicidad que podía haberse establecido en un principio ha saltado por los aires cuando Aznar requería a Orengo contestaciones concretas cuando el de Gandia pretendía explayarse en sus explicaciones. Orengo ha llegado a decir «soy un gordito cobarde. o me torture más», en una de las ocasiones en la que Aznar le ha interrumpido cuando el gandiense exhibía un fajo de documentos.

Orengo ha acudido al Senado con un propósito: cargar contra el que fue su sucesor en el Ayuntamiento de Gandia, el popular Arturo Torró. Y pese a las discusiones sobre las interrupciones que ha mantenido con el portavoz del PP, Orengo ha conseguido su objetivo que no era otro que decir que él, como alcalde de Gandia, contrató un 10 % a la empresa Crespo Gomar de lo que lo hizo Arturo Torró, que si se ponían bajo sospecha sus contratos habría que ponerlos todos.

Como el popular Luis Aznar ha visto que no le podía sacar a Orengo alguna declaración comprometedora sobre la investigación al PSPV -llegó a decir que la empresa Crespo Gomar es la que financiaba al partido socialista- o que le reconociera que al menos era curioso que su ayuntamiento contratara a Crespo Gomar cuando el padre del propietario de la empresa era su teniente de alcalde, o incluso de que le hablase sobre la compra por parte de la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana de un inmueble a la familia Gomar que había duplicado su precio o del cierre de la empresa de comunicación que coincidió cuando en 2011 el PSOE perdió las elecciones generales y se le acabaron los contratos con los ministerios, el portavoz popular desistió y dio por finalizado el interrogatorio.

Fotos

Vídeos