Oltra refuerza sus alianzas en Compromís para controlar la lista electoral

El alcalde Joan Ribó, la vicepresidenta Mónica Oltra y el síndic Fran Ferri, en un acto de Compromís. /Jesús Signes
El alcalde Joan Ribó, la vicepresidenta Mónica Oltra y el síndic Fran Ferri, en un acto de Compromís. / Jesús Signes

La líder de la coalición mima a Ribó mientras su partido evita la negociación de las primarias para lograr un proceso rápido y sin influencia del Bloc

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

Contra todo pronóstico (el de propios y extraños), Compromís ha permanecido en una inusual calma durante dos años y medio, tras las elecciones de 2015 que le encumbraron a destacados puestos en la Generalitat. Sus tradicionales broncas internas desaparecieron en cuanto sus líderes pisaron moqueta. Eso no quiere decir, sin embargo, que en la coalición hayan fumado una pipa de la paz eterna. El día a día de las obligaciones institucionales parece fagotizarlo todo. Sin embargo, en la sombra, cada uno juega sus cartas, y las de Oltra apuntan a una partida sin sorpresas, con todo bien atado y sin dar tiempo a revoluciones ni 'sabotajes' internos de las votaciones.

EN LA SOMBRA

El Bloc niega a Podemos y Oltra evita el choque

Mientras el Bloc (unos 3.000 militantes, cerca del 60% de las bases de Compromís) ya advierte contra cualquier atisbo de pactos electorales como el que en su día se alcanzó con Podemos, desde Iniciativa del Poble Valencià (IdPV, el partido de Oltra, un millar) se mueven fichas para asegurarse un proceso de primarias rápido y controlado. La brevedad y la previsión supondría un cambio de paradigma en Compromís, lo que interesa especialmente a Mónica Oltra, sin tiempo ni equipo para desgastarse en luchas internas, lo que le impediría actuar en el seno del Consell. La vicepresidenta coloca piezas en su particular puzzle de alianzas de familia. Su gente en IdPV se muestra totalmente reacia a hablar ya de primarias, un proceso que el entorno de Oltra prefiere que sea antagónico a los anteriores, vinculados a los comicios de 2015.

SIN SABOTAJES

Iniciativa intenta frenar la fuerza de los nacionalistas

Iniciativa no quiere dar pábulo a que la militancia del Bloc vuelva a sabotear sus candidaturas. En el proceso anterior se negoció hasta la extenuación los puestos asignados a cada partido con el fin de evitar que la mayoría nacionalista arrasase con el resto (IdPV y Verds). Sin embargo, asegurarse el puesto en la lista no supuso que Iniciativa pudiese situar a quien quería. En Castellón, el Bloc maniobró y dio instrucciones, de modo que Belén Bachero acabó por delante de Mulet, el previsto por el partido de Oltra, que no quiere que se repitan jugarretas similares.

Las diferencias de IdPV con Els Verds, el tercer partido de Compromís, se han intentado suavizar después de meses duros de sonados desencuentros a cuenta de la tensión en la Conselleria de Medio Ambiente. Iniciativa blindó a la consellera Cebrián ante las desavenencias con Julià Álvaro (Verds), sin embargo, la titular de la conselleria posee un ego por encima del previsto, no es fácilmente influenciable y ha preferido aproximarse a los socialistas, que dominan la rama de Agricultura. Oltra tampoco descuida el flanco de Ribó, que se presenta como verso libre, si bien su equipo y el de la vicepresidenta siempre han mantenido una estrecha sintonía.

NOMBRAMIENTOS

Oltra impulsa a su círculo de confianza en el Consell

El pleno del Consell del pasado 7 de diciembre aprobó el nombramiento de Jorge Iván Castañón como director general de Coordinación Institucional de la Vicepresidencia. Castañón era asesor de Oltra hasta ahora. Y también hasta ahora pertenecía a los adheridos (miembros de Compromís pero no de alguno de los tres partidos de la coalición), una situación que quizá no continúe mucho tiempo y pronto se le vea en la órbita de IdPV. Pertenece al círculo de confianza de Oltra y está muy vinculado al de Ribó, integrados ambos en la corriente Projecte Obert, dentro de EU hasta que dejaron el partido para integrarse en Compromís en 2011. El peso de Ribó en coalición es mayor ahora, siendo alcalde de Valencia por lo que el ascenso de Castañón se lee entre los nacionalistas como un «movimiento clásico de Iniciativa, colocando las piezas» de cara a las futuras listas.

DEBATE PARALIZADO

Los órganos internos de la coalición, bloqueados

El cielo de los comunistas de Compromís (los son algunos, o por lo menos lo fueron de jóvenes) toca a su fin. «El cielo de los comunistas es un sitio donde nunca hay reuniones», una frase que se atribuyó al italiano Berlinguer, histórico secretario general del PCI, y ciertamente la coalición ha permanecido más que amansada durante la legislatura. Sin embargo, suenan tambores de guerra. «El debate aún no se ha planteado a las claras, pero ya está latente», admite un miembro de la Ejecutiva de la coalición. El año 2019 está ahí, quietecito, sin moverse, pero cada vez más cerca. Es tradición en la coalición que los cuchillos vuelen y las palabras engorden a causa de la negociación de las listas electorales. De cara a las anteriores elecciones autonómicas, a estas alturas, año y medio antes, ya había conversaciones a cara de perro. En esta ocasión nadie abre la boca. No es por falta de ganas. Desde el Bloc se ha decidido ausentarse de la Permanente de Compromís, donde deberían debatirse y fijar la posición política de la coalición respecto a los temas de actualidad política, pues consideran que IdPV ha vaciado de contenido los debates internos. A la Ejecutiva de esta pasada semana faltaron destacados miembros de la cúpula. El Ejecutivo da mucho trabajo y no hay cuadros, dirigentes, que puedan desdoblarse. El Consell General lleva años sin convocarse, paralizado como la preparación de primarias. «No hay nada que debatir ahora», señalan fuentes de IdPV.

Un dirigente de Compromís, no obstante, aclara que «las primarias se harán», si bien no está claro que se celebren igual que de cara a 2015. «Iniciativa quiere ejercer más control, asegurarse tanto los puestos ya negociados en las listas como los nombres de los candidatos que puedan optar a sus cuotas, para evitar sorpresas. Son estalinistas, no hay que olvidarlo», señala otro destacado miembro de Compromís, quien recuerda que «de cara a 2015 ya se encargó diseñar el proceso de primarias a una comisión técnica; sin embargo, cuando la gente de Oltra vio hacia dónde iba aquello, muy experimental, decidieron pasar a la pura y dura negociación entre cúpulas de partidos. Ahora ya tenemos un modelo de primarias y lo que quiere IdPV es ajustarlo para lograr un control total».

Más sobre Compromís

Fotos

Vídeos