Oltra recibe amenazas de muerte en las redes sociales

Oltra recibe amenazas de muerte en las redes sociales

La vicepresidenta, última víctima de una lacra que ha afectado a Cifuentes, Arrimadas, Rajoy y Francisco Camps

A. G. R. VALENCIA.

Compromís difundió ayer «las graves amenazas» que ha sufrido la vicepresidenta del Consell y coportavoz de esta coalición, Mónica Oltra, a través de la red social Facebook. A continuación, pidió a la fiscalía que actúe para que estos ataques no queden impunes. Fue el jefe de gabinete de Oltra, Miquel Real, quien se hizo eco eco en su perfil de Twitter de las amenazas vertidas por un usuario de la otra red social que hablaba de matar y violar a la vicepresidenta o a su madre tras unas declaraciones de Oltra en las que decía no ser partidaria de la prisión permanente revisable. El Partido Popular impulsa actualmente la aplicación de este castigo a más delitos.

«A ver si matan a tu madre o te violan a ti y sigues pensando lo mismo moniata mamarracha analfabeta y antivalenciana», escribía esa persona en Facebook el 24 de enero, junto con un enlace a una información con las declaraciones de Oltra.

ANTECEDENTES

uInés Arrimadas
«Sólo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo, perra asquerosa». Una mujer a través de Facebook. Fue despedida de su trabajo al cabo de unos días. También Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, ha recibido mensajes de este tipo.
uCamps y Barberá
Un joven a través de Twitter. «Ara sols falta que maten a Rajoy (...) a Fabra, a Paquito Camps y Rita Barberà».

La política de la coalición nacionalista se suma al nutrido grupo de políticos que han recibido amenazas de similares características. Por ejemplo, el caso más reciente lo protagonizó Inés Arrimadas, la líder de Cs en Cataluña. Una mujer, a través de Facebook y tras una entrevista de la dirigente en televisión, descargó todo su odio contra la diputada. «Sólo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo, perra asquerosa». La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha recibido mensajes de este tipo, de contenido similar a los de Arrimadas.

No son las únicas víctimas de la crueldad de las plataformas digitales. Uno de los primeros casos fue el de Cristina Cifuentes, cuando era delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid. «Qué ganas tengo de pegarte un tiro», le dedicó un joven español residente en Amsterdam.

Ahora, este fenómeno -el del insulto a travé de redes sociales- se ha intensificado. En su momento, la Guardia Civil llegó a arrestar a varias personas por hechos similares. El primer caso de España se dio en la Comunitat. Los agentes detuvieron a un joven por apología del asesinato. Tras la muerte de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, lanzó mensajes como estos: «Que mels posen en fila, un alcostat de l»altre i que em donen un AK47 que voras tu com acabe amb tots eixos fill de putes feixistes de merda»(sic).

Su imprudencia dialéctica no se sació con ese tuit. Posteriormente, lanzó nuevas amenazas. «Ara sols falta que maten a Rajoy, a Soraya Saez de Santa Maria, a Aguirre, a Aznar, a Fabra, a Paquito Camps, a Rita Barberà, a Cospedal...».

El portavoz de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, mostró el apoyo unánime del grupo parlamentario a Oltra y a su familia e instó a la Fiscalía a que actúe. La realidad es que los hechos se podrían encuadrar en una horquilla muy amplia. Podrían ser unos insultos que no tienen consecuencias penales, a un delito leve -que necesitaría de la denuncia de la propia interesada- a un delito de amenazas que sí podría ser perseguido de oficio por el ministerio público.

Fotos

Vídeos