Oltra rechaza la reforma de una ley que pide el sindicato afín a Compromís

Oltra saluda ayer al conseller de Educación, Vicent Marzà, en Les Corts. / EFE
Oltra saluda ayer al conseller de Educación, Vicent Marzà, en Les Corts. / EFE

Intersindical reclama como Bonig cambiar la norma de Participación Institucional para tener acceso a ayudas públicas como UGT y CC OO

BURGUERA VALENCIA.

El debate suscitado por Isabel Bonig, presidenta del PPCV, al reclamar que se modifique la Ley de Participación Institucional (alegando la necesidad de redistribuir mejor las subvenciones del Consell y evitar la dependencia del poder político por parte de la patronal y los sindicatos mayoritarios) tiene aristas con las que ayer tropezó, a la vez, el Ejecutivo valenciano y Compromís.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, señaló en Les Corts que ella considera que no hay motivos para cambiar esa normativa. Esa negativa choca con la estrategia del sindicato más próximo a Compromís, Intersindical.

Oltra señaló que, por parte del Ejecutivo, hay «otras prioridades, como la ley de renta valenciana de inclusión» (que ayer se aprobó en Les Corts), y no está en esa lista de asuntos urgentes la reforma de la ley que blinda las subvenciones para la patronal CEV, así como para los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO.

La vicepresidenta considera que cambiar esta ley «no es prioritario» y que «no hay motivos» La norma subvenciona a UGT, CC OO y la patronal CEV, que organizaron la manifestación del 18-N

La vicepresidenta y líder de Compromís cierra así una puerta que ella considera que Bonig abre por «venganza» contra la CEV por participar en la organización de la manifestación del pasado 18 de noviembre. Sin embargo, este posicionamiento del Consell no sólo veta el debate sobre las ayudas a la patronal. De paso, Oltra también corta las alas a Intersindical, la central sindical más afín a Compromís, que desde hace dos años, cuando se aprobó esa ley por parte del PP, lleva reclamando la necesidad de un reparto más diverso e inclusivo.

Ciertamente, la mayor parte del dinero que reparte anualmente el Consell termina en las manos de los dos sindicatos mayoritarios que, precisamente, al igual que la CEV, son los que se situaron al frente de la organización de la marcha del 18N, una manifestación capital para el Consell en su estrategia de situar el debate de la infrafinanciación en la calle y afianzar la relación entre la movilización contra la escasa dotación de fondos al Gobierno valenciano y el sentimiento identitario.

«El PP debería revisar sus ansias de venganza frente a a una manifestación que fue un éxito y las leyes no son lugar para hacer partidismo y vengarse de quienes no piensan como tú», señaló Oltra en los pasillos de Les Corts. La vicepresidenta centró el debate en la supuesta motivación de los populares de arremeter contra la patronal. Sin embargo, los agentes sociales que denuncian la ley echaron ayer un capote a Bonig y llevaron el debate al terreno de la guerra sindical que finalmente se ha planteado con el actual Consell.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F), Intersindical Valenciana, Unión Sindical Obrera (USO) y Sindicato Independiente (SI-CV) reclamaron ayer la modificación o eliminación de la ley porque «todos los recursos no pueden ir a tres organizaciones» (UGT, CCOO y patronal). Así lo manifestaron el presidente autonómico de CSI·F, Daniel Matoses; el portavoz de Intersindical, Vicent Maurí; el secretario general de USO, Ismael Montero, y el secretario general de SI-CV, Fermín Palacios, en una rueda de prensa convocada para pronunciarse sobre la ley y la enmienda presentada por el PP a esta norma.

Los populares anunciaron el pasado martes que propondrán la modificación de esta. Daniel Matoses afirmó que «celebran» la presentación de esta enmienda porque «se corresponde con el compromiso del PP» con estas organizaciones durante las reuniones que mantuvieron con los grupos parlamentarios. Matoses recordó que Ciudadanos «se mostró proclive» a la modificación, Podemos y Compromís «no dijeron ni sí ni no» pero «parecía que tenían predisposición» y el PSPV «dijo no».

Desde Intersindical, Vicent Maurí resaltó que «hace falta una ley de participación de verdad», ya que «bajo un título muy bonito se esconden subvenciones finalistas a dos sindicatos». «Pedimos libertad y pluralidad sindical», reivindicó Mauri, quien sostuvo que el sistema que determina la representación sindical es «perverso. Hay que cambiar las reglas del juego que determinan las mayorías y minorías sindicales».

Más

Fotos

Vídeos