Oltra justifica a Fuset y distingue fraccionamientos de contratos buenos y malos

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. / j. signes
El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. / j. signes

El concejal de Cultura Festiva insiste en que no está imputado pese al auto en el que se recoge su condición de «inculpado» e «investigado»

F. RICÓS

valencia. La líder de Compromís y vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, salió ayer en defensa del concejal de Cultura Festiva en el Ayuntamiento de Valencia, Pere Fuset, después de que la titular del juzgado de instrucción número dos de Valencia abriese una investigación por fraccionamientos de contratos y en un auto le diera la condición de «inculpado» como de «investigado», antes imputado. La dirigente nacionalista distinguió entre fraccionamientos de contratos buenos y malos, en referencia a lo que hace el Consell del que forma parte o el consistorio del cap i casal, o cómo, a su entender, procedía el PP cuando gobernaba. Oltra indicó que no es lo mismo realizar contratos menores «para cubrir un período o dar un servicio esencial» mientras se elabora y se saca a concurso el servicio, que hacerlo para beneficiar «a un amiguito».

La también portavoz del Consell quiso poner de relieve que el denunciante de Pere Fuset es «un imputado del PP en el caso Taula por presunto blanqueo y financiación ilegal del PP en ciudad de Valencia» y subrayó que la investigación que afecta a esta demanda se encuentra en una fase muy inicial.

Oltra señaló que se debe mirar qué ha pasado en cada caso de los fraccionamientos de contratos puesto que «el fraude» se produce cuando se ve que el objeto es dar un contrato a una determinada empresa.

Oltra diferencia los contratos menores por una urgencia de aquellos para beneficiar «al amiguito»

Destacó que cuando el político se encuentra ante «una situación extraordinaria» en la que hay que seguir pretendo un servicio público cuando un concurso ha quedado desierto, lo que se hace de forma habitual es recurrir «a un proceso negociado sin publicidad porque el servicio hay que darlo». Relató que a ella le sucedió eso mismo cuando se hizo cargo de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y tuvo que firmar contratos menores. «No puedes tener las residencias sin limpiar ni cerrarlas», dijo.

No obstante, quiso diferenciar ese fraccionamiento de contratos para seguir prestando un servicio o «para darlo a un amigo. Ahí está mal», dijo. «Que en un momento dado hagas un contrato menor para cubrir un período o dar un servicio esencial mientras estás haciendo el concurso público -tardan entre ocho y diez meses en resolverse-, eso es una situación de emergencia o extraordinaria. Que lo hagas para darlo a un amiguito, ahí es donde está el problema», incidió. Oltra reiteró su defensa de Fuset al asegurar que de los contratos investigados, los de Expojove, se quedó desierto y la alternativa, defendió, no era dejar de celebrarlo. No se pronunció sobre los fraccionamientos en la Feria de Julio.

Por su parte, el concejal investigado, figura legal que antes se conocía como imputado, Pere Fuset, responsable de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia, insistió en que no está investigado, a pesar de que el auto del juzgado de instrucción número 2 de Valencia lo califica en dos párrafos distintos como «inculpado» e «investigado».

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Valencia se personaron el lunes 12 de marzo ante el juzgado que investiga la causa del fraccionamiento de contratos que se le achaca a Fuset y le facilitaron el auto en el que se considera «investigado» al regidor de Compromís. Si el concejal no estuviera en esta situación procesal, que no es sino una salvaguarda de sus derechos, los servicios jurídicos del consistorio valenciano no hubiese podido acceder al auto.

Fuset, sobre quien la juez instructora busca la relación con las empresas a las que fraccionó contratos y Compromís, admitió ayer en Radio Valencia la existencia de la investigación judicial aunque dijo que no está investigado y que no ha recibido ningún escrito de la juez que ha abierto las diligencias y que no sabe de qué se le acusa. Aseguró que no hubo mala fe por su parte y considera que lo que ha ocurrido es una estrategia orquestada desde el PP para atacarle justo en el momento en que está más expuesto públicamente, en la semana fallera.

La jueza que ha iniciado las investigaciones quiere conocer los vínculos entre el concejal, Compromís y las empresas que han recibido adjudicaciones de contratos fraccionados durante 2016 y 2017 por un montante de 218.061 euros. En el auto la instructora encarga el citado informe a una unidad especial de la Policía Nacional. La instructora ha citado a declarar al interventor que ya advirtió en dos ocasiones al concejal contra el fraccionamiento de los contratos.

Y si Oltra defiende a Fuset y este ignora el contenido del auto de la juez que instruye el caso en el que lo califica de investigado, desde las filas del PP reclaman responsabilidades políticas, las mismas que pedían Compromís o el PSPV cuando se encontraban en la oposición en las distintas administraciones. Luis Santamaría, presidente de la gestora de los populares en Valencia, reclamó a Pere Fuset que asuma las responsabilidades políticas ante la investigación por presunto fraccionamiento de contratos.

Santamaría reclamó que el concejal investigado salga a dar la cara porque «no puede ser que Oltra y Ribó lo oculten bajo esa capa que llevan de invisibilidad» y reclamó que asuma responsabilidades políticas «antes de la apertura del juicio oral» porque es lo que «exige la sociedad valenciana».

El diputado autonómico del PP consideró «indignante» que PSPV y Compromís mantengan un postura «diferente entre la que se exigen a ellos mismos y la que exigen a los demás».

Fotos

Vídeos