Oltra insiste: No es lo mismo una reivindicación política que un «ataque fascista»

E. P.

valencia. La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, insistió ayer en que una cosa son «las protestas de personas que tienen una reivindicación social o política» y otra el «ataque fascista» que sufrió el pasado miércoles por la noche ante su vivienda por parte de un grupo de ultraderecha, que es «otra dimensión».

Oltra, tras presidir la constitución de la comisión de seguimiento del Pacte Valencià contra la Violència de Gènere i Masclista, se refirió así preguntada por la entrega de la Guardia Civil a Fiscalía de las diligencias con los identificados por el escrache que sufrió la pasada semana.

Al respecto, recordó que la Abogacía de la Generalitat Valenciana ya interpuso la semana pasada una denuncia que «seguirá su curso». Así, señaló que existen protestas de personas que tienen «una reivindicación social o política», que ella ha sufrido, pero que «se gestionan en el ámbito del diálogo y de la política», pero las diferenció del «ataque fascista» que sufrió en la puerta de su casa, que considera que es «otra dimensión».

En esta línea, incidió en que «otra cosa» es «un ataque fascista» que es «un señalamiento, escarnio y es un mensaje muy claro de 'sabemos dónde vives y dónde vive tu familia' y es una amenaza y un acto de intimidación» y que «ahora la Justicia debe hacer su camino».

La Guardia Civil envió el lunes a la Fiscalía el atestado que hizo la noche del día 18 tras acudir a la vivienda de Oltra, después de que se manifestara ante ella una veintena de personas, entre ellas el líder en Valencia del partido España 2000. En ese informe se incluyen las identificaciones de los participantes, que la mayor parte de los presentes tapó sus caras con máscaras de la película de terror «Scream» y se parapetó tras una gran bandera de España mientras se coreaban pasodobles y gritaban lemas a favor de la unidad del país.

Fotos

Vídeos