Oltra aúpa a Grezzi como portavoz de Compromís tras dimitir Àlvaro

Mónica Oltra junto a Julià Àlvaro. / jesus montañana
Mónica Oltra junto a Julià Àlvaro. / jesus montañana

El ex número dos de Medio Ambiente cesado abruptamente afirma que «es el momento de otros» si bien luchará por seguir al frente de Els Verds

BURGUERA VALENCIA.

Julià Àlvaro pierde y Mónica Oltra gana. Así se ha resuelto la crisis en el Consell y en Compromís a cuenta de la tensión soterrada que durante meses (prácticamente desde el inicio de la legislatura) se ha mantenido en la Conselleria de Medio Ambiente.

Àlvaro parece haber captado el mensaje alto y claro. Al que fuera número dos de Medio Ambiente le han abierto la puerta de par en par, primero la del Ejecutivo valenciano y posteriormente la de la propia coalición.

A su cese fulminante como secretario autonómico de hace dos semanas se añadió el pasado sábado la negativa de Els Verds de asumir su propuesta de iniciar un «proceso de reflexión» en cuanto a la participación de los ecologistas en el Gobierno valenciano. Muerto al hoyo.

El exsecretario autonómico deja la portavocía que asume el edil del Ayuntamiento de Valencia La cúpula de Els Verds nombra a Grezzi, concejal cuyas políticas de movilidad avalan Ribó y Oltra

Los verdes decidieron continuar como si tal cosa en la pomada del Gobierno autonómico, a pesar de la destitución por sorpresa de su líder por las evidentes desavenencias que mantenía con la consellera Elena Cebrián. Àlvaro comunicó ayer por la mañana su dimisión como portavoz de Compromís, un cargo vinculado a su liderazgo del partido. La desconexión del exsecretario autonómico con la cúpula de coalición quedó evidenciada al señalarse desde Compromís que desconocían los motivos de su dimisión.

A media tarde, a través de un comunicado se informó de que la Comisión Ejecutiva de Verds-Equo «ha nombrado a Giuseppe Grezzi nuevo coportavoz de Compromís, que deberá ser ratificado en la próxima reunión de la Mesa de País de la organización, tras la dimisión de Julià Álvaro, al que se le ha agradecido su magnífica labor como representante de la organización en Compromís». El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valencia, hasta ahora respaldado por el alcalde de la capital, Joan Ribó, recibe así el espaldarazo de la cúpula de Compromís, donde Oltra es la principal valedora de Ribó y también de la gestión de Giuseppe Grezzi que el pasado sábado respaldó la decisión del Consell respecto a Álvaro por considerar necesario dar continuidad a sus políticas a través del nombramiento de Fran Quesada, nuevo secretario autonómico de Medio Ambiente.

En cualquier caso, Álvaro no tiene intención de renunciar a su posición de preponderancia en Els Verds. Según confirmó el exsecretario autonómico a este periódico, pretende continuar como portavoz de los ecologistas, formación donde se larva un enfrentamiento de los afines al Consell y a Fran Quesada, y los que apoyan las tesis de Àlvaro, respaldado por Equo, que a nivel nacional va de la mano de Podemos.

«Creo que es el momento de otros», confirmó escuetamente Álvaro al ponerse en contacto con él este periódico para conocer los motivos de una dimisión que apunta hacia una fractura en los propios Verds. El exsecretario autonómico ha evitado hacer declaraciones explicando su versión sobre por qué fue destituido, si bien a través de su blog y de su entorno se deslizan críticas a la falta de valentía del Consell a la hora de poner en marcha las políticas ecologistas por las que apostó Àlvaro. El freno que Cebrián y el resto del Consell puso a la intención del exsecretario de llevar adelante una ley de envases que le enfrentaba con las grandes empresas valencianas de distribución es un frente que se mantuvo abierto durante toda la legislatura. Igualmente, Àlvaro defendió al exdirector de Vaersa, destituido por la consellera, que pretendió inaugurar el año con otro par de ceses, el de dos directores generales de la órbita del entonces secretario autonómico. Las nuevas salidas («bendecidas desde arriba», según confirmaron a este periódico fuentes de la consellería, en referencia a que eran bien vistas por Puig y Oltra) propiciaron un enfrentamiento en el seno de Compromís. En una reunión de la cúpula de la coalición Àlvaro advirtió de las «consecuencias irreversibles» si se tomaban decisiones igualmente sin vuelta atrás. La amenaza no gustó ni a sus socios de Iniciativa (el partido de Oltra) ni al Bloc (la formación mayoritaria en Compromís), lo que se sumó al malestar por la sospecha de que varias iniciativas de Podemos en Les Corts para rectificar las políticas medioambientales del Consell había sido sugeridas desde la propia conselleria. Oltra, amante del diálogo tanto como del respeto a las jerarquías, no puso impedimentos al diálogo interno en la coalición que culminó con la destitución por sorpresa de Àlvaro, que se enteró de su cese en el último momento.

Más

Fotos

Vídeos