Oltra atrae a los jóvenes de Podemos para pactar en 2019

Oltra atrae a los jóvenes de Podemos para pactar en 2019

Los podemistas críticos advierten de que la líder de Compromís protege al sector de Estañ igual que hizo con las nuevas generaciones del Bloc para afianzar su control de la coalición

BURGUERA

En la cabeza de algunos miembros del Bloc y de Podemos suena en los últimos meses una canción cuando piensan en Mónica Oltra y en las elecciones de 2019: «Que no vull esperar. Que sigui ara! (...) Que no em sap cap greu dur la boca tancada, sou vosaltres qui heu fet del silenci paraules» (Que no quiero esperar, que sea ahora (...) que no me sabe mal cerrar la boca, sois vosotros quienes habéis hecho del silencio, palabras). El tema 'Silenci', de Lluis Llach, señala que cuando no se puede decir lo que hay, el silencio es elocuente.

Oltra (y su partido, Iniciativa, integrado en Compromís) lleva callada meses en relación a una pregunta que le hicieron de nuevo el pasado martes, en un desayudo de Fórum Tribuna Mediterránea: ¿Es posible un pacto electoral de cara a 2019 con los jóvenes de Podemos que ahora dirigen el partido en la Comunitat? No respondió a eso. Esquivó. Silencio. Mientras, aúllan las alarmas en destacados sectores podemistas, que señalan a políticos como Emili Mira, de la estricta confianza (y de probada lealtad) de la vicepresidenta, como uno de los contactos con los más próximos a Antonio Estañ para diseñar una táctica y fabricar un discurso que permita tender puentes.

Fuentes del Consejo Ciudadano Valenciano (CCV), el órgano que dirige Podemos en la Comunitat, traducen la callada por respuesta de la líder de Compromís: «Oltra va a calcar con nosotros lo que le hizo al Bloc. Corteja a los jóvenes que buscan el poder y que necesitan ayuda frente a una fuerte oposición interna, tanto de otros sectores de Podemos aquí, pero sobre todo a nivel nacional, además de las bases».

En el partido morado corre el temor de que la actual dirección podemista en la Comunitat esté en fase de preparar a la militancia para 'tragar' con un acuerdo que, en realidad, supondría una absorción del potencial electoral de Podemos en provecho de la candidatura que, con toda seguridad, encabezará Oltra en los comicios autonómicos de 2019.

Las mismas fuentes advierten de que Antonio Estañ (síndic morado en Les Corts y secretario general de Podemos), pero sobre todo Ferrán Martínez (senador y uno de los principales apoyos del joven líder que sucedió a Antonio Montiel al frente del partido en la Comunitat), están armando el discurso para intentar amansar a las bases moradas, con el fin de que acepten un pacto, algo que también se tuvo que hacer en el Bloc, cuando Morera y su equipo aceptaron las premisas de la ahora vicepresidenta y tuvieron que bregar con la oposición interna nacionalista.

Quienes discrepan con la cúpula valenciana del partido morado detectan que se está «fabricando el discurso» para justificar una alianza electoral

A Compromís, el acuerdo le permitiría intentar el sorpasso respecto al PSPV (y así encumbrar a Oltra a la presidencia en el caso de que las mayorías electorales cuadren), mientras que a los actuales dirigentes de Podemos les garantizaría su presencia en las listas electorales y evitar la posibilidad de un descalabro electoral si acuden a las urnas en solitario y la tendencia actual a la baja del voto morado se consolida.

La cúpula podemista en la Comunitat sobrevive en un escenario interno donde están enfrentados con los pablistas (más cercanos a EU, partido que no guarda buen recuerdo de Oltra), con los errejonistas (a los que derrocaron al frente de la formación) y con los anticapitalistas. La batalla en Podemos por conservar posiciones es encarnizada. Posiciones no sólo políticas. La primera tránsfuga de la actual legislatura fue Covadonga Peremarch. Cuando se le exigió devolver el acta, se negó con una explicación (según conocedores de aquellas conversaciones) muy gráfica: «¿Qué queréis, que me vaya a freír hamburguesas?». Las alternativas profesionales para los actuales líderes de Podemos son escasas, como para la mayoría de los jóvenes valencianos.

No sería la primera vez que Oltra ampara a un grupo joven con hambre de poder político. En el Bloc sucedió lo mismo. Ese divide y vencerás que acuñaron los romanos parece que puede acabar aplicándose también en las filas moradas con el fin de que Podemos acepte invertir los papeles dados en las elecciones generales: que admita asumir un perfil bajo en los comicios de 2019 protegidos por un paraguas cuyo mango sostendría Oltra. «En el Bloc, cuando nuevos valores como Ferri o Marzà, la gente del denominado G8, decidió asaltar el poder de Morera y eludir a los críticos que lideraba Pere Mayor, se aproximaron a Oltra y a sus tesis. A ella también le interesaba para consolidar su liderazgo en Compromís, aprovechando la división interna de sus rivales», recordaron fuentes del CCV.

El análisis realizado desde las filas podemistas lo corrobora un alto cargo de Compromís. Un dirigente nacionalista recuerda que la vicepresidenta «es hábil a la hora de moverse hacia sectores de diferentes partidos, lo hizo en EU, lo hizo con nosotros, y es lógico que coquetee con un sector de Podemos. Le interesa. Además, que nadie lo dude, no aclarará la situación de las primarias en Compromís hasta cinco minutos antes de lo absolutamente necesario. Ella quiere ganar al PSPV, aunque no sabemos qué pasará con Ciudadanos, partido con el que Puig estuvo muy cerca de pactar al inicio de la legislatura. Estañ y su gente son jóvenes y necesitan ayuda porque desde Madrid les van a apretar».

«Iniciativa lleva meses eludiendo el debate sobre cómo vamos a organizarnos de cara a 2019. Lo retrasan, como siempre», señala un diputado del Bloc, partido que ya ha mostrado su rechazo a acudir coaligado con Podemos, una posición que Oltra no ratifica.

«Nosotros no queremos, ya lo hemos dicho, y ella tensiona la situación callándose porque quiere negociar cosas. Es algo que Mónica dice mucho, es una situación de 'win win'. Gana o gana. Si cuaja un pacto electoral con Podemos se garantiza superar a Puig, o al menos competir seriamente con el PSPV. Si desde el Bloc nos oponemos a sabiendas de que el acuerdo con los podemistas nos daría más votos de los que obtendríamos solos, tendremos que darle a Iniciativa algo a cambio en la negociación interna de cara a las listas electorales», indicó un alto cargo nacionalista de la coalición que trabaja codo con codo junto a Oltra.

Un destacado miembro del PSPV con conexión familiar en Compromís también señala a Emili Mira como uno de los enlaces de Iniciativa con la cúpula de Podemos en la Comunitat. «Y no sólo eso, también están tocando a la gente de EU a nivel municipal», añade, y considera, en cualquier caso, que Oltra «juega con los jóvenes de Podemos para tener un as en la manga y evitarse batallas internas» en la coalición. En lo referente al deseo de afianzar sus posiciones, tanto por parte de los jovenes nacionalistas del Bloc que apoyó Oltra como con los podemistas a los que ahora tiende la mano, el alto cargo socialista recuerda que «lo emocional, lo que te pide el cuerpo, se atempera mucho cuando se toca moqueta y hay en juego sillones de diputado, altos cargos, asesorías...».

Oltra, como siempre, no pierde de vista las necesidades electorales de uno de sus grandes aliados en Compromís y, junto a la vicepresidenta, el cartel electoral más potente de la coalición: Joan Ribó, alcalde de Valencia.

Jaime Paulino, secretario general en funciones de la formación morada en Valencia, inició el año anunciando su intención de llegar a cuerdos «más allá de la siglas partidarias» con Ribó, que maneja la vara de mando de la ciudad con un solo concejal de margen respecto a Ciudadanos y PP. Paulino citó expresamente a EU y Compromís como los socios preferentes de cara a la futura candidatura municipal. Recalcó que están abiertos a negociar. Una semana más tarde, en una entrevista a la Agencia Efe, Estañ se reafirmó en esa idea de Paulino. Añadió que el partido se centrará este año en el plano local con el fin de que en las elecciones «haya más candidaturas de cambio en todos los municipios posibles» de la Comunitat.

El pasado 9 de enero, el Consell de Coordinació de Podemos, la cúpula dirigente, aprobó una serie de contrataciones. Paulino se instala en el área de secretaría Política, que ocupa, y no casualmente, el senador Ferran Martínez, con el fin de desarrollar argumentario. El partido morado ha reservado buena parte de su presupuesto anual para estos fichajes que le garantizan reforzar orgánicamente a la cúpula de Podemos. Paulino ya participó en su día en el proceso de conectar discursivamente a los podemistas con Compromís en la candidatura 'A la valenciana', la que acudió a las elecciones generales. Para Estañ, el proceso de federalización de su partido a nivel estatal transcurre «algo lento». Esa necesidad de descentralizar a los morados valencianos es una de las bazas que pretenden utilizar los jóvenes podemistas a la hora de afianzar el discurso de que acudir a las elecciones con Compromís es un modo de demostrar que Madrid no dicta sus pasos. «Están fabricando un imaginario valencianista contra el centralismo que representa Iglesias. Eso les acerca a Oltra, pero les aleja de nuestras bases, que en los pueblos son de un perfil muy distinto a las de Compromís», señalan fuentes del CCV, que convierten en palabras el silencio de la vicepresidenta.

Fotos

Vídeos