El número dos de Comercio ejerce de portavoz de Intersindical en Les Corts

Adel Francés.
Adel Francés. / Youtube

Representó al sindicato en una mesa técnica sobre la aplicación de la carrera profesional a los funcionarios de la Cámara autonómica

F. M. VALENCIA.

El subdirector general de Comercio de la conselleria de Economía, Adel Francés, participó en representación de Intersindical en una reunión celebrada en Les Corts entre representantes del consejo de personal, que representa a los funcionarios de la Cámara autonómica, y las principales organizaciones sindicales con representación en la institución. La cita, una mesa técnica previa a la reunión de la mesa general de negociación, se convocó para abordar la eventual aplicación de la carrera profesional, un complemento para empleados públicos que ya disfrutan los funcionarios de distintas áreas de la administración, a los del Parlamento autonómico.

La presencia de Francés en la reunión, confirmada a este diario por representantes de otras organizaciones sindicales presentes en la reunión, resulta llamativa. Su responsabilidad como número dos de la dirección general de Comercio que encabeza Natxo Costa resulta aparentemente incompatible con la prestación de otras labores, incluidas la de la representacion sindical.

Francés es uno de los representantes históricos del sindicato afín a Compromís -donde ocupó el puesto de responsable de Acción Sindical en la dirección del mismo-. Su nombramiento como número dos de Costa en la dirección general de Comercio no dejó indiferente. Su nombre fue uno de los que se barajó inicialmente para el cargo de director general de Función Pública -Compromís fue quien impulsó su candidatura-. Pero la oposición de UGT a su nombre, entre otras razones, por su clara identificación con el sindicato adversario, impidió el nombramiento.

Francés también sonó como candidato a la secretaría autonómica de Empleo, cargo que terminó recayendo sobre Enric Nomdedéu. Al exdirigente de Intersindical se le vinculó entonces con el sector crítico del Bloc, encabezado por el exportavoz de ese partido y exjefe de gabinete de Climent, Rafael Carbonell, que sería el que habría propuesto su nombre, aunque finalmente el elegido fue el exvicealcalde de Castellón.

Las fuentes sindicales consultadas por este diario señalaron ayer que Francés no está liberado ni es delegado sindical, los dos supuestos bajo los que habría tenido sentido su presencia en la reunión de ayer. Y sin embargo, se insistió, en la reunión en la que participó -una comisión técnica a la que acuden miembros del consell del personal del Parlamento autonómico y representantes de los sindicatos, y que se encarga de preparar las reuniones de la mesa de negociación- participó como representante de Intersindical.

Francés no es alto cargo del Gobierno valenciano -es subdirector general-, aunque sí funcionario público. De hecho, la celebración de la reunión de ayer se habría producido dentro de su horario laboral -este tipo de empleados públicos están obligados a fichar su entrada y su salida del puesto de trabajo-.

Las fuentes consultadas por este diario mostraron su sorpresa ayer por la presencia de Francés, hombre de máxima confianza del conseller de Economía, Rafael Climent, en una reunión «que nada tiene que ver con ninguna de las competencias que tiene como número dos de la dirección general de Comercio».

La presencia de Francés en la reunión altera, más si cabe, el ambiente en una conselleria que se ha visto señalada en esta primera mitad de legislatura por las controversias más diversas. Desde el debate abierto con los horarios comerciales -que afecta de lleno al área de Comercio en el que trabaja Francés- hasta la indefinición sobre el futuro de Feria Valencia, la marcha de Mónica Cucarella como directora general de Internacionalización o las polémicas sobre los viajes del conseller, Economía se ha visto señalada de forma permanente en el seno del Consell como uno de los departamentos con menos estabilidad. El nombre de Climent ha sonado como uno de los posibles relevos en el Gabinete de Puig aunque, probablemente, las dificultades para negociar y encajar un sustituto en el seno del tripartito han abortado la toma de esa decisión.

Fotos

Vídeos