Los nuevos partidos sí llegan a un acuerdo en el Congreso

A. C./ EFE

Valencia/Madrid. Mientras en la Comunitat los considerados nuevos partidos políticos (Ciudadanos, Podemos y Compromís) han sido incapaces de abordar la reforma electoral de forma conjunta y la formación naranja ha decidido borrarse de las negociaciones en el Congreso el panorama es bien distinto. Podemos y Ciudadanos llegaron a un acuerdo respecto a la reforma electoral para promover un sistema más proporcional que deje atrás la actual fórmula D' Hont. Una iniciativa a la que se sumó ayer Compromís.

El portavoz de la coalición en la cámara baja, Joan Baldoví, anunció que su formación se suma a la propuesta de reforma de la ley electoral que negocian Podemos y Ciudadanos para lograr una mayor «proporcionalidad», y que señaló que cree que debe discutirse en el Parlamento. Baldoví, en declaraciones a los periodistas en el Congreso, avanzó además que pedirá que todas las iniciativas que entren en la Mesa de la Cámara se voten, para que quede claro quien y por qué se opone a su tramitación.

Así, añadió, cada uno tendrá que dar la cara para no «empantanar las leyes» que se acaban «eternizando en el parlamento». Una de las leyes que se mantienen paralizadas es la reforma del Estatuto valenciano, según recordó Baldoví, que criticó que el Congreso se haya convertido en una «ciénaga legislativa», donde «las leyes entran pero no salen». La reforma del Estatuto de autonomía valenciano se ha aplazado para ampliar el plazo de presentación de enmiendas hasta en 45 ocasiones. Una situación que imposibilita, entre otras cosas, que se puedan introducir en la reforma electoral valenciana medidas como la circunscripción única. Esta actualización lleva en el Congreso desde el 2011, cuando el gobierno del PP promovió su modificación para equiparar las inversiones al peso de la población en todo del Estado.

Fotos

Vídeos