El municipio de Rodríguez recibe más ayudas que todos los del PP juntos

El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, ayer en la presentación de un documental. / efe
El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, ayer en la presentación de un documental. / efe

Contelles afirma que suena «a broma de mal gusto» que el gobierno cuatripartito de la corporación provincial hable de equidad

F. R.

La portavoz del PP en la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, aseguró este martes que «el sectarismo ideológico de Jorge Rodríguez y sus socios perjudica a los municipios de la provincia». Contelles incidió en que después de que el año pasado la Diputación repartiera nueve de cada 10 euros de los convenios singulares y de subvenciones directas entre los municipios con alcaldías del PSPV y Compromís, que el presidente de la Diputación y sus socios de gobierno del cuatripartito «hablen de reparto equitativo suena a broma de mal gusto».

La dirigente del PP en la corporación provincial señaló que el presidente de la Diputación «ha concedido a dedo en dos años -2016 y 2017- casi 19 millones de euros en 320 convenios. De los cuales sólo 1,3 millones han sido para los 55 municipios gobernados por el PP. Un reparto de ayudas directas que ha discriminado a los municipios pequeños, especialmente si son gobernados por el PP».

No obstante, Contelles se encargó de poner de manifiesto que en estos dos últimos ejercicios económicos algunos municipios, «como es el caso del ayuntamiento del que es alcalde Rodríguez, Ontinyent», no han sido perjudicados por este reparto, sino todo lo contrario, han salido beneficiados. «Su municipio ha recibido más de 1,5 millones de euros a dedo, una cifra que supera lo recibido por los 55 pueblos de la provincia de Valencia gobernados por el PP , apenas un 1,3 millones de euros», indicó Contelles.

«El presidente demuestra día a día que no cree en la institución que dirige», declara Contelles

El año pasado la Diputación concedió a esta ciudad de la Vall d'Albaida siete contratos, entre convenios singulares y subvenciones directas, la mitad que a todos los municipios que cuentan con alcaldías del PP. Del total de los 5,7 millones de euros que en 2017 se repartieron en convenios singulares y en subvenciones directas, los municipios con alcaldes del PSPV y Compromís, que entre ambos suponen un 66% del total, se embolsaron más de cinco millones de euros, más de un 88% del total.

«Pese a que nos hemos cansado de escucharles en cada intervención hablar de reparto equitativo, de criterios objetivos, de una administración cada vez más clara y transparente», para la portavoz popular, Mari Carmen Contelles, «las cifras ponen de manifiesto que las prioridades de los actuales gestores de la Diputación de Valencia van asociadas lamentablemente al color político de sus alcaldías». Para la portavoz popular en la corporación provincial valenciana, «nos han intentado vender que la gran novedad de los presupuestos de la institución en 2018 era la supuesta eliminación de convenios singulares, aunque las partidas presupuestarias de ayudas de presidencia permanecen con el mismo importe del pasado año».

Los populares de la Diputación están enfadados porque a los pueblos con alcaldes del PP los convenios singulares y las subvenciones directas les llegan muy por debajo de lo que consideran que deberían. «Lo que ya no es un supuesto es que con Jorge Rodríguez al mando, tras repartir 320 convenios singulares, a los municipios gobernados por el PP no les han llegado las ayudas directas», aseguró la portavoz.

En este sentido, Contelles lamentó «la incoherencia» de Jorge Rodríguez, «un presidente que cada día nos demuestra que no cree en la institución que dirige. Difícilmente se puede gestionar correctamente si no crees en ella y en la labor tan importante que hace garantizando los servicios básicos a la población, especialmente de los municipios más pequeños».

Para la portavoz del PP en la Diputación de Valencia, «esta gestión errática tiene como máximo exponente la parálisis que vive la empresa pública Divalterra, que tras los múltiples escándalos del gerente socialista, los contratos de alta dirección a dedo y que sufrido los ceses de dos de sus cuatro gerentes en dos años, va a la deriva. Un colapso que lastra el trabajo diario de sus 700 empleados».

«Pasado el ecuador de la legislatura, socialistas y nacionalistas han enterrado todas sus promesas de equidad y transparencia, convirtiendo la institución provincial en un medio para que cada partido que compone la coalición contente a los suyos. Desgraciadamente vivimos una guerra entre los dos socios mayoritarios, PSPV y Compromís, para ver quién beneficia más a sus respectivos alcaldes», indicó Contelles.

Fotos

Vídeos