Morera pierde a su mano derecha por la investigación de la financiación del Bloc

El presidente de Les Corts y del Bloc, Enric Morera. / MANUEL MOLINES
El presidente de Les Corts y del Bloc, Enric Morera. / MANUEL MOLINES

La cúpula del partido nacionalista admite «mala praxis contable» en las campañas judicializadas pero niega «irregularidades»

BURGUERA

valencia. La mano derecha de Enric Morera durante más de una década se aparta de la primera línea de fuego a causa de la investigación judicial abierta por la financiación del Bloc en la campañas electorales de 2007 y 2008. O lo apartan, según quién y cómo se interprete. La dirección nacional del Bloc se reunió ayer. La cúpula nacionalista decidió aceptar (o impulsar) que el jefe de gabinete del presidente de Les Corts y también presidente del partido, Enric Morera, reciba un permiso sin retribución por asuntos propios. Lluismi Campos abandona su puesto, al lado de Morera en la Cámara, al menos hasta el 24 de mayo, cuando comparecerá en el Senado en la comisión sobre financiación de los partidos a la que ha sido citado por el PP.

Fuentes de la dirección nacionalista aseguran que el propio Campos ya señaló en la primera reunión tras desvelarse la investigación su predisposición a dar un paso al lado. Y así se ha producido en una reunión donde se ha analizado la investigación interna del partido y en la cual «no se ha podido constatar irregularidades en la financiación de las campañas de 2007 y 2008», pero sí se reconoce una «mala praxis organizativa y contable» en la relación contratctual con la empresa Crespo Gomar, y esa deficiente manera de manejar la documentación (recibos, asientos y el resto de información financiera de la actividad electoral) sí señalaría a Campos, el principal 'fontanero' de Morera desde que se puso al frente del Bloc.

Campos explicó ayer a LAS PROVINCIAS que apartarse de su puesto en Les Corts «es una decisión propia», si bien es cierto que fue una medida que el pasado lunes pidió Podemos. Sin embargo, no fue la única que reclamó el partido morado, que también instó a apartarse del puesto al asesor de Presidencia de la Generalitat, exnúmero tres del PSPV y exalcalde de Gandía, José Manuel Orengo, hacia el que ahora se dirigen todas las miradas. ¿Será el siguiente? «Se esperan emociones fuertes en el Palau de la Generalitat», admitieron personas vinculadas a la Ejecutiva del PSPV.

Campos se aparta en contra de la opinión de Morera, lo que sitúa el foco en Orengo y el PSPV

Fuentes del Bloc admiten que la salida de Campos es un modo «de dar ejemplo y demostrar con hechos que no somos todos iguales». Esa posición igualmente obliga a mirar hacia Blanquerías y hacia el Consell. Orengo es una persona de la máxima confianza de Puig, una de los dirigentes más cercanos durante la última década, algo parecido, aunque no igual, que la relación establecida entre Morera y Campos, mucho más estrecha. De hecho, fuentes del partido nacionalista admitieron ayer que la medida que protagoniza a Campos se toma en contra de la opinión del propio presidente de Les Corts, que considera que se trata de un modo de ponerse en la diana.

En un comunicado del Bloc ( partido mayoritario en la coalición Compromís) realizado ayer se señala que Campos ha decidido pedir a su partido un permiso para preparar su intervención en la comisión del Senado. Desde el entorno de Mónica Oltra, la líder de la coalición, se asegura que la vicepresidenta no ha tenido nada que ver con una decisión «valiente, consecuente con lo que venimos defendiendo, que sitúa las cosas donde corresponde y que pone en valor que no todos somos iguales». Esa idea de diferenciación respecto a la actitud del PP (y ahora también del PSPV) la subraya el Bloc y el propio Campos.

En el informe aprobado en la reunión de ayer se reconoce una «mala praxis organizativa y contable» en la relación contractual con la empresa Crespo Gomar, derivada de la falta de conservación de los presupuestos de campaña y de la «deficiente» custodia del resto de la documentación de gastos relativos a conceptos no electorales.

En concreto, hace referencia a 120.000 euros que corresponden a servicios prestados por la empresa y relativos a gastos de la campaña de 2008 (20.000 euros) y a otros hechos fuera del periodo electoral (100.000 euros), de los que no han conseguido las facturas.

Por el otro lado, sí hay dos facturas con importes de 34.800 y 40.000 euros correspondientes a la campaña municipal de 2007.

Asimismo, añaden que el análisis de la contabilidad electoral de 2007 corresponde a los números presentados en su día al Tribunal de Cuentas.

En la investigación que ha realizado el Bloc se ha utilizado información de los archivos físicos de 2007, así como de otros años; los archivos informáticos; las copias de seguridad realizadas ese año y en los anteriores y posteriores; y la hemeroteca.

Más

Fotos

Vídeos