Montoro incendia al tripartito por recibir a Bonig a cuatro días del 18-N

Monzó, Ortiz, Bonig, Montoro, Fernández de Moya e Ibáñez, ayer en el Ministerio de Hacienda. / LP
Monzó, Ortiz, Bonig, Montoro, Fernández de Moya e Ibáñez, ayer en el Ministerio de Hacienda. / LP

El conseller Soler asegura que en esa manifestación se verá «quién está con los valencianos y quién con el Gobierno que nos discrimina»

F. M.

valencia. Sindicatos, empresarios, partidos políticos -excepto el PPCV- y decenas de entidades sociales respaldan la manifestación del sábado en Valencia por una financiación justa. Una movilización ideada inicialmente por el tripartito y que se ha tratado de presentar como una manifestación de perfil social, a pesar de que especialmente PSPV y Compromís han puesto en marcha su maquinaria para tratar de capitalizarla. A cuatro días de esa cita, la presidenta del PP valenciano Isabel Bonig mantuvo una reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Una cita que derivó en furibundos ataques por parte del tripartito valenciano hacia la dirigente valenciana, a la que acusaron de hacer de «gancho del trilero Montoro», de protagonizar un «chantaje en toda regla» y de hacer un uso partidista del FLA -el Gobierno aprueba mañana 185 millones para la Comunitat-.

El titular de Hacienda, Vicent Soler, incluso quebró ayer el discurso del Palau respecto a que la movilización no era contra nadie. «La manifestación del día 18 pondrá a prueba quién está con los valencianos y quién con el Gobierno que nos discrimina», dijo. «Es triste que algunos no sean capaces de defender ante Madrid los intereses de los valencianos y se borren de la manifestación donde estará toda la sociedad que defiende un trato digno para la Comunitat Valenciana», añadió el conseller.

El encuentro de Bonig y Montoro sirvió, por encima de todo, para hacer visible lo que necesariamente tendrá que ocurrir más allá del día 18, que la manifestación tendrá que dejar paso a la negociación.

Y en esa materia, la de la negociación, Montoro explicó a Bonig que la dirección federal del PSOE pretende introducir una hoja de ruta nueva, que podría alterar los plazos para la aprobación del nuevo modelo. El Congreso constituye hoy la comisión sobre el modelo territorial propuesta por los socialistas a raíz de la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución. Ferraz quiere que uno de los asuntos que se aborde en ella sea la reforma de la financiación autonómica. La comisión aprobará un plan de trabajo de seis meses, de manera que el nuevo modelo de financiación podría no ver la luz hasta entonces, toda vez que a la negociación entre autonomías se sumaría la de los partidos. Al término de la reunión, Bonig emplazó a sindicatos, patronal y partidos políticos a «dar un paso al frente» y apoyar los PGE de 2018 para impulsar el nuevo modelo de financiación que reclama la Comunitat. Montoro se comprometió a que los fondos de la financiación tengan carácter finalista.

Fotos

Vídeos