Montón justifica su apoyo ahora a Puig por «coherencia personal y política»

Militantes socialistas en el acto de apoyo a Ximo Puig. / Irene Marsilla
Militantes socialistas en el acto de apoyo a Ximo Puig. / Irene Marsilla

La candidatura del presidente de la Generalitat busca acercarse a la militancia para hacer frente al proyecto de Rafa García

A. CERVELLERA/ L. GARCÉS VALENCIA.

La presencia de Carmen Montón, consellera de Sanidad, durante la presentación de la candidatura a la secretaría general de Ximo Puig, presidente de la Generalitat, fue una sorpresa para muchos de los asistentes al acto de los socialistas. Montón fue una de las representantes de la ejecutiva de Pedro Sánchez que se negó a dimitir el pasado septiembre cuando los miembros cercanos a Susana Díaz, entre ellos Puig, optaron por abandonar el máximo órgano de dirección del PSOE. La consellera de Sanidad había intentado recuperar su cargo en la dirección desde hace semanas, buscando su hueco en la ejecutiva federal de Sánchez. Pero el secretario general terminó prescindiendo de ella, posiblemente debido a su prolongada indefinición y silencio durante meses. Montón nunca se llegó a posicionar a favor de Sánchez durante la campaña de las primarias.

La consellera defendió este apoyo a Puig como un acto de «coherencia personal y política» y recalcó: «Igual que quiero que Pedro Sánchez sea secretario general y presidente del Gobierno, quiero que Ximo Puig sea presidente de la Generalitat y sea también secretario general». Unas declaraciones que escenifican su apoyo al jefe del Consell y su opinión contraria a la idea que defiende Rafa García, alcalde de Burjassot y aspirante a la secretaría general de los socialistas, que reclama que exista una bicefalia en el partido. Una propuesta que pasa por la tesis de que el cargo de secretario general y el de presidente de la Generalitat recaiga en dos personas diferentes.

Montón se pronunció así en declaraciones a los medios de comunicación antes del acto de presentación de la estrategia de Sanidad para el daño cerebral, cita a la que también asistió Manolo Mata, portavoz de los socialistas en Les Corts. La consellera de Sanidad también quiso dejar constancia que no ha querido tener «protagonismo» en el proceso federal cerrado pero sí se mostró segura de que debía participar en el cónclave del PSPV. Montón indicó que después «de doce años» en la Comunitat cree que es su deber intervenir en este proceso y por ello declaró que se ha manifestado a favor del proyecto del jefe del Consell.

Puig busca la militancia

La candidatura de Puig siguió con preocupación que Rafa García reuniese el pasado lunes a alrededor de 200 militantes durante la presentación de su proyecto. Toda una exhibición de fuerza que sorprendió a la candidatura del presidente de la Generalitat, que no dudó en responder con una concentración de las bases socialistas. El objetivo, buscar el apoyo de la militancia para que no sea capitalizada por García. En el acto, que tuvo lugar ayer en el Centro Cultural de la Beneficiencia y al que también asistieron representantes públicos del PSPV, los militantes presentaron un manifiesto de apoyo al jefe del Consell.

Puig siguió lanzando señales a los afiliados y aseguró que van a escuchar «a todos los militantes» para, con sus aportaciones, presentar «un proyecto de cambio». También aprovechó para incidir en la idea de que «no puede existir un partido en el que lo interno sea más importante que la acción de gobierno». En la misma línea se pronunció Jorge Rodríguez, coordinador de campaña de Puig y presidente de la Diputación de Valencia, que insistió en que este es proyecto «de la militancia» y que buscan construir la candidatura «de abajo hacia arriba» recogiendo las propuestas de las bases.

Más

Fotos

Vídeos