Montón dobla las facturas en los cajones que encontró al llegar al Consell

La consellera de Sanidad, Carmen Montón . / EFE/Miguel Ángel Polo
La consellera de Sanidad, Carmen Montón . / EFE/Miguel Ángel Polo

Sanidad acumula más de 1.000 millones de gastos sin cobertura presupuestaria, mientras que Oltra ha multiplicado por cuatro los suyos

F. M. VALENCIA.

La expresión 'facturas en los cajones' no responde a un término contable. La idea ha hecho referencia históricamente a todos los gastos realizados a lo largo de un ejercicio sin disponer de cobertura presupuestaria para realizarlos y sin que llegaran a reconocerse. Desde que existe la 'cuenta 409' -acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto- la expresión ha sufrido algún matiz (porque los gastos siguen sin estar cubiertos por el presupuesto, pero ahora sí que se reconocen).

Coloquialmente, no obstante, sigue haciéndose referencia a las facturas en los cajones para explicar que son gastos que no estaban previstos en los presupuestos, aunque sí que se han realizado. Son pagos por fuera del presupuesto, que generalmente tienen que abonarse en el siguiente ejercicio en el caso de que, finalizado el ejercicio, la partida presupuestaria en cuestión no disponga de fondos. La 409 es una cuenta 'de paso', en la que se contabilizan también aquellos gastos que se realizan en una partida cuando ya no quedan fondos. Si esos fondos se reponen, las facturas se atienden y desaparecen de esa cuenta 409.

PSPV y Compromís criticaron con dureza desde la oposición al PP valenciano por los gastos en los cajones que acumularon en la Generalitat. De hecho, la multa que Bruselas impuso a la Generalitat como consecuencia del ocultamiento del déficit obedeció a la decisión del Consell de sacar a la luz todas las facturas en los cajones que tenía acumuladas -hecho que provocó que el déficit de la Generalitat de ese ejercicio se disparara-.

Pero esas críticas, desde la oposición, no han dejado paso después a una gestión más ordenada de esos gastos por fuera del presupuesto. Los datos que facilita la propia Generalitat revelan que la 'cuenta 409' ha experimentado un significativo incremento tanto en el capítulo de Sanidad como en el de Servicios Sociales. La comparación con el mes de julio de 2015 -la última radiografía correspondiente a la gestión del PP- revela un incremento significativo de esos gastos al margen del presupuesto. En el caso del departamento que dirige Carmen Montón, los 478 millones registrados a 31 de julio de 2015 han pasado a ser 1.032 a 30 de septiembre de 2017. El incremento es superior al 100%.

Por lo que a Servicios Sociales se refiere, el incremento aún es mayor aunque las cifras relativas son mucho menos importantes. De 7,8 millones en julio de 2015 a 30,1 en septiembre de 2017. El incremento multiplica casi por cuatro la cifra inicial.

En algunas de las partidas de Igualdad apenas se ha gastado en septiembre el 5% del presupuesto

Según los datos a los que ha tenido acceso este diario, de los 1.032 millones que acumula Sanidad hasta septiembre, 963 millones se han generado a lo largo del ejercicio en curso -los otros 69,4 corresponden a 2016-.

Los datos que facilita el Consell sí que incorporan una mejora en la comparativa de la 'cuenta 409' relativa a la administración general. Los 571 millones de 2015 dejan paso a 325 en 2017.

Unos datos y otros van en la línea de justificar que el presupuesto del Consell hace corto respecto a los gastos reales de algunos de los departamentos clave en las cuentas públicas. No obstante, la contabilidad que ofrece la administración autonómica también revela que ambos departamentos ejecutan una parte de su presupuesto que se queda muy lejos de lo que se aprueba para ese ejercicio.

El caso especialmente significativo es el de las cuentas de la vicepresidenta. La línea del subprograma 'Infancia y adolescencia' preveía en el presupuesto de inversiones 1,5 millones de euros. A 30 de septiembre, los pagos realizados se quedaban en 300.000 euros, un 20% del total. El subprograma de Diversidad Funcional incluía inversiones por 2,1 millones de euros. Pero a la fecha señalada, el gasto ascendía a 407.000 euros, el 19%. La cifra es cercana a la que se incorporó al presupuesto -443.000 euros- procedente del ejercicio de 2016. Es decir, del presupuesto aprobado para 2017 apenas se habría dispuesto nada.

El programa de Gestión de Centros de Personas Mayores aún es más significativo. De los 6,6 millones del presupuesto inicial, apenas se han pagado 368.000, un 5,5%.

En el caso de Montón, el subprograma de Asistencia Sanitaria presupuestó 57,3 millones de inversiones. Pero a 30 de septiembre sólo había pagado 8,7 millones, el 15%. En el capítulo de transferencias corrientes, es decir, el relativo a las aportaciones de financiación que realiza la propia Conselleria para que otras entidades puedan atender su funcionamiento corriente, los pagos realizados apenas alcanzan el 10%.

El caso de la titular de Sanidad resulta llamativo porque deja en evidencia la gestión real de las cuentas de su departamento. La cuenta general correspondiente a 2016 reveló que la conselleria que dirige Montón cerró el ejercicio con más de 400 millones sin pagar. A esa cifra hay que sumarle la cuantía de la cuentas 409 al cierre del ejercicio, porque esos pagos sí se realizan, aunque en realidad no pueden contabilizarse como tales.

Por lo que se refiere a la 'cuenta 411', la que hace referencia a 'acreedores por periodificación de gastos presupuestarios', la cuantía a 30 de septiembre es sensiblemente inferior a la de hace dos años. De los 793 millones que figuraban en julio de 2015 se ha pasado a los 595 en septiembre de este ejercicio. Pese a ello, en esta cuenta también experimentan aumentos tanto Sanidad como Servicios Sociales.

Fotos

Vídeos