Montón abandona el congreso tras confirmarse que no entra en la nueva ejecutiva

La consellera de Sanidad. / d. torres
La consellera de Sanidad. / d. torres

La falta de acuerdo sobre el comité nacional amenaza con forzar hoy una votación de dos listas

F. M. ELCHE.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, abandonó el viernes por la noche el congreso que los socialistas valencianos celebran en Elche, según fuentes de la dirección del partido. Lo hizo tras escuchar la intervención del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de manera que la dirigente socialista no se quedó siquiera a escuchar la intervención del líder del PSPV, Ximo Puig. La marcha de Montón vendría a coincidir en el tiempo con la confirmación de que había quedado fuera de la nueva ejecutiva que encabeza Ximo Puig, órgano en el que aspiraba a ocupar un puesto de máxima responsabilidad.

La decisión sobre el papel de Montón en la dirección del partido era una de las incógnitas a despejar en este XIII conclave de los socialistas valencianos. La exmiembro de la dirección federal del PSOE ha protagonizado un llamativo proceso de ida y vuelta, que le llevó primero a mantenerse fiel a Sánchez -cuando casi una veintena de miembros de la ejecutiva federal dimitió (incluido Puig) para forzar la caída del líder del partido-, para abrazar después la fe en el secretario general del PSPV cuando el ya renacido Sánchez le dejó fuera de la nueva dirección federal.

Un viaje, primero con Sánchez y luego con Puig, que a juicio de algunos cargos socialistas únicamente tendría como motivación la de obtener un respaldo orgánico que pudiera reforzar su posición en el seno del Gobierno valenciano. En esa clave se ha entendido el protagonismo que la consellera ha mantenido en este proceso de primarias del PSPV, ocupando junto a Jorge Rodríguez y Carlos Fernández Bielsa uno de los puestos de más visibilidad en el equipo de apoyo al presidente del Consell.

Pese a ello, y según el entorno de Puig, Montón no formará parte de la nueva ejecutiva del PSPV. El secretario general de los socialistas valencianos trabaja en un equipo cuya permanente está prácticamente definida -Manolo Mata (vicesecretario); Carlos Fernández Bielsa (Relaciones Institucionales); José Muñoz (Organización); Toñi Serna (Acción Electoral y Administración); Jorge Rodríguez (Oficina del Portavoz); Juana Serna (presidenta); Concha Andrés (Justicia Social); Blanca Marín (Economía); Francesc Colomer (Gestión del mañana); y Rosa Peris (Igualdad).

Puig también propondrá, según su entorno, la creación de un consejo institucional en el que estarán representados los principales cargos institucionales del partido, como los consellers socialistas -aquí sí estará Montón, junto a Vicent Soler y María José Salvador- así como los alcaldes y portavoces (también incluirá a Sandra Gómez) de las principales ciudades de la Comunitat.

Con una ejecutiva en la que los sanchistas decidieron no entrar, el debate se fue ayer a la composición del comité nacional -del congreso deben de salir un centenar de nombres que formarán parte de ese órgano- y del comité federal -otra decena-. Los negociadores en nombre de Puig (Bielsa, Rodríguez y José Muñoz) ofrecieron un reparto de puestos sobre la base de los resultados de las asambleas de elección de delegados, que arrojaron una mayoría del 70% a favor del secretario general. El sanchismo, con José Ruiz a la cabeza, replicó con una proporción que respetara el resultado de las primarias, cuando Puig se impuso con un 57% frente al 42% de Rafa García. "El 30% ya lo tenemos -dijo una fuente sanchista-, para eso no hace falta negociar nada". En caso de desacuerdo, la jornada de hoy podría vivir la votación de dos propuestas de candidaturas, de manera que la proporción exacta del reparto de delegados pasaría a estar sujeta al resultado de esa votación.

Fotos

Vídeos