Miñanco se declara en huelga de hambre como protesta por el trato en prisión

Sito Miñanco./Juanjo Martín (Efe)
Sito Miñanco. / Juanjo Martín (Efe)

Denuncia un trato «vejatorio» en la cárcel de A Lama, a la que fue trasladado el viernes para asistir en Vigo a un juicio por blanqueo señalado para este martes

EFEMadrid

El narco gallego José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, se ha declarado en huelga de hambre como protesta por el trato "vejatorio" que dice estar recibiendo en la cárcel de A Lama (Pontevedra) a la que fue trasladado el viernes para asistir en Vigo a un juicio por blanqueo señalado para este martes.

Según han confirmado a Efe fuentes jurídicas, ha sido el propio Miñanco el que ha comunicado que comenzaba una huelga de hambre indefinida, tanto a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que el pasado día 7 decretó de nuevo su ingreso en prisión preventiva por delitos de narcotráfico, como al juez central de Vigilancia Penitenciaria de este tribunal, José Luis de Castro.

Prado Bugallo remitió a ambos magistrados sendas instancias comunicando que se declaraba en huelga de hambre al poco de llegar a la prisión de A Lama tras ser trasladado el viernes desde la de Alcalá Meco (Madrid) para asistir mañana al juicio que tenía pendiente por blanqueo antes de ser de nuevo encarcelado por tráfico de drogas.

En el juicio al que se enfrenta mañana, la Fiscalía pide para el por un delito de blanqueo de capitales procedente del narcotráfico, seis años de prisión y multa de 10 millones de euros.

Junto a Miñanco, se sentarán en el banquillo de los acusados otras cuatro personas: su primera esposa, una de sus hijas y un empresario que, según el fiscal, habría actuado como testaferro.

La Fiscalía les acusa de blanquear entre 1988 y 2007, a través de la inmobiliaria San Saturnino, 10 millones de euros, mediante la adquisición de bienes inmuebles en diferentes ayuntamientos de la provincia, entre ellos Pontevedra, Cambados o Sanxenxo.

Este era el único juicio que tenía pendiente el narcotraficante gallego hasta su detención el pasado 5 de febrero en una macrooperación antidroga desarrollada en varios puntos de España y en la que resultaron heridos tres agentes de la Policía, entre ellos un GEO, al que le alcanzó una bala.

Miñanco, de 62 años, veinte de ellos pasados en prisión, se encontraba en semilibertad desde abril de 2015 y trabajaba como responsable de seguridad de una empresa de aparcamientos en Algeciras.

Sin embargo, y pese a haber manifestado su arrepentimiento al juez de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional a cambio de la obtención de la semilibertad, los investigadores creen que en realidad dirigía desde 2016 una banda de narcotraficantes dedicada a introducir cocaína en España y a blanquear dinero.

Fotos

Vídeos