Mariano contra Mariano

El abogado Mariano Benítez de Lugo./Efe
El abogado Mariano Benítez de Lugo. / Efe

El abogado Benítez de Lugo, de 76 años, ha logrado sacar de quicio a Rajoy hasta un receso por un problema con la grabación del juicio

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

“La declaración del presidente del Gobierno es un hito de la historia judicial española y hay que valorar la postura de los dos magistrados del tribunal que apoyaron su interrogatorio, rompiendo la urna de cristal para que declare una persona que, por otra parte, es clave en el procedimiento que ahora se juzga”.

Mariano Benítez de Lugo fue el abogado que firmó el escrito dirigido al tribunal que juzga la primera época del 'caso Gürtel' (1999-2005) solicitando la testifical de Mariano Rajoy. Era la segunda vez que este letrado, en nombre de la acusación popular representada por ADADE (Asociación de Abogados Demócratas por Europa), trataba de que el presidente del Gobierno se sometiera a las preguntas de las partes.

En febrero de 2016, en la propuesta de la prueba para la vista oral, el tribunal de la Audiencia Nacional rechazó por unanimidad su petición. Pero ese auto dejó una puerta abierta a su presencia “a la vista del desarrollo del juicio oral”.

El pasado 3 de abril, este veterano letrado madrileño de 76 años, el mismo que promovió el ingreso en prisión preventiva del extesorero del PP Luis Bárcenas, remitió otro escrito a la luz de las revelaciones conocidas y los interrogantes sin resolver en la vista que comenzó en octubre. Pese a contar con la rotunda oposición de la Fiscalía, la Abogacía del Estado o la defensa del propio Bárcenas entre otros, el tribunal acordó la testifical de Rajoy por dos votos a uno.

El día de marras ha llegado hoy. Benítez de Lugo ha interrogado al presidente durante 50 minutos. Ha ido de lo genérico a lo concreto y ha tenido varios enfrentamientos directos con Rajoy, en los que ha tenido que intervenir el presidente del tribunal para rebajar los ánimos de ambos. También ha tenido efecto el receso de cinco minutos por un problema en la grabación cuando la tensión era más palpable. Ello, pese a que ambos se conocen personalmente desde hace años porque eran vecinos en Aravaca, a las afueras de Madrid, hasta que el presidente se fue al Palacio de la Moncloa.

En el despacho de Benítez de Lugo en el centro de Madrid preside un busto de Karl Marx, autor de 'El manifiesto comunista' y 'El capital'. También son visibles unos cuadros de catamaranes, en recuerdo a su pasión por la navegación y el mar. Al "logro" de que todo un presidente del Gobierno declare en un juicio por corrupción, según ha reconocido hoy, se le suma la petición procesal para que Bárcenas ingresara en prisión a finales de junio de 2013. Aquella tarde en la Audiencia Nacional el extesorero del PP le espetó en tono amenazante: "Este socialista me va a encontrar". Días después le pidió perdón.

Fotos

Vídeos