Alexis Marí no firmó la carta por la que se comprometía a dejar su acta si abandonaba Ciudadanos

Alberto García (izquierda), David de Miguel, Domingo Rojo y Alexis María antes de anunciar su salida de Ciduadanos./EFE/J. Carlos Cárdenas
Alberto García (izquierda), David de Miguel, Domingo Rojo y Alexis María antes de anunciar su salida de Ciduadanos. / EFE/J. Carlos Cárdenas

El exsíndic rechazó acatar las normas internas por no estar conforme con «parte de su contenido» mientras que los otros tránsfugas sí las aceptaron en 2015

J. MOLANO VALENCIA.

El exportavoz de Ciudadanos en Les Corts, Alexis Marí, se negó a firmar en 2015 la carta ética y financiera del partido mediante la que asumía el compromiso de dejar su acta de diputado en el supuesto de cesar de militancia.

El tránsfuga reconoció a este periódico que no acató las normas en aquel tiempo debido a que no compartía «parte de su contenido» porque «había que articularlas más y mejor». No obstante, quienes sí las aceptaron -tal como admitieron a este diario- y, por lo tanto, incumplen lo pactado a nivel interno en las últimas elecciones autonómicas, fueron los otros tres parlamentarios que se dieron a la fuga de Ciudadanos el pasado viernes y ahora pertenecen al grupo de no adscritos: David de Miguel, Alberto García y Domingo Rojo.

La portavoz de la formación naranja, Mari Carmen Sánchez, lamentó justo después de que los díscolos anunciaran su salida del partido que hubiera «cuatro diputados tránsfugas» y exigió «la entrega de sus actas, de acuerdo con la carta ética que firmaron al ser elegidos por primarias». Sin embargo, no todos acataron el documento que recoge los once compromisos que adquirían los candidatos de Ciudadanos en las pasadas elecciones autonómicas y los que sí lo firmaron decidieron hacer caso omiso a las mismas. Algo que no les supone el más mínimo rubor puesto que, según ellos, se ha convertido en una práctica habitual dentro de la formación naranja.

Alexis Marí se opuso a estampar su firma en el texto de apenas página y media debido a que «había asuntos con los que no estaba de acuerdo» y quiso aclarar que «no pensaba que íbamos a llegar a esta situación -la de marcharse-». El exsíndic se mostró en contra de algunos puntos de la carta ética como contribuir a la financiación del partido mediante la aportación del 10% del total de sus ingresos netos que le corresponden como cargo público o dedicarse en exclusividad a las tareas inherentes a su condición de diputado.

Los díscolos aseguran que existen más cargos en la formación que incumplen el documento

Marí señaló que en su momento ya advirtió al actual secretario general de Cs, José Manuel Villegas -con el que tenía «mucha relación»- sobre sus discrepancias con el contenido de la carta. «Me dijo que no me preocupara, que no hacía falta que la firmara, que era orientativa y que la irían perfilando», indicó el diputado, quien añadió que el actual portavoz de Ciudadanos en la Comunitat, Fernando Giner, también «se opuso al principio a que la dedicación fuera exclusiva» y criticó que diputados nacionales como Toni Cantó o autonómicos como Emigdio Tormo, «incumplan ese punto al compaginar sus cargos públicos con otros trabajos». El primero ejerce como actor y el segundo es piloto de aviones. «No puede ser que haya parlamentarios de primera y de segunda. Que muestren el diario de sesiones para conocer sus ausencias -de Tormo- a los plenos», zanjó. Otro de los tránsfugas, David de Miguel, reconoció sin tapujos que ha incumplido los compromisos que recogía la carta ética y financiera. «Como lo hacen otros con un comportamiento que perjudica la imagen del partido, grabando a compañeros, no presentando iniciativas en Les Corts o retirándose de los plenos porque tienen otros empleos», agregó.

Domingo Rojo y Alberto García, por su parte, también se suscribieron al documento, aunque para ellos «ya no tiene valor» desde el momento en que el partido dio «un viraje ideológico». «Cuando la firmé, Cs defendía unos principios muy claros y ahora esos principios son otros muy distintos. Del centro izquierda se ha virado hacia la derecha», indicó Rojo.

El «viraje ideológico de Ciudadanos hacia la derecha» es una de sus excusas para no asumir el acuerdo suscrito

«No necesito la política para vivir. Han cambiado las reglas y se ha incumplido la palabra dada. Venden -la dirección nacional y regional- un proyecto que no es real, no hay regeneración democrática ¿Y ellos se van a quedar?» afirmó García, quien pidió la dimisión de la diputada nacional por Alicante y portavoz de Igualdad, Marta Martín, por incumplir el punto 57 del pacto de Gobierno entre PP y Ciudadanos.

Ese punto recoge que se debe promover un pacto de Estado por los Servicios Sociales, consensuado con las autonomías para lograr una gestión ágil, común y sostenible de todos los servicios sociales y mejorar su financiación en el ámbito del nuevo modelo de financiación autonómica. «Si ella se va, yo también», concluyó.

Fotos

Vídeos