La manifestación valencianista más multitudinaria desde hace veinte años

Los manifestantes, durante la marcha que recorrió el centro de Valencia. / txema rodríguez
Los manifestantes, durante la marcha que recorrió el centro de Valencia. / txema rodríguez

15.000 personas rechazan la expansión catalanista, cargan contra Compromís y se reivindican como valencianas y españolas

BURGUERA

Tiempo hacía («muchos años», según algunos expertos en este tipo de actos políticos valencianistas) que las fuerzas regionalistas de la Comunitat no lograban una visibilidad como la obtenida ayer con motivo de la manifestación celebrada por el centro de Valencia bajo el lema 'Som valencians. Somos Españoles. No als Països Catalans'. Acudieron a la convocatoria de la Federación Coordinadora de Entidades Culturales de Reino de Valencia (FCECRV) cerca de 15.000 personas según la Delegación del Gobierno en la Comunitat y 50.000 en cálculos de los organizadores. La cantidad de asistentes, así como la repercusión mediática del acto en las televisiones nacionales, es la más relevante que registra el movimiento valencianista en las últimas dos décadas, desde las concentraciones contra la creación de la AVL y los años crepusculares de Unión Valenciana. El ambiente que reinaba entre los participantes no era, como en otras ocasiones, de crispación por sentirse ninguneados y de capa caída, sino de que la realidad les reafirma en sus rechazos.

«Se está demostrando que teníamos razón. Lo de Cataluña se veía venir y si no ponemos pie en pared, los nacionalistas de aquí nos llevarán por el mismo lado», indicó Juan Serra, vecino de Benimaclet que hizo todo el recorrido, desde la plaza de España a la plaza de América, durante la mañana de ayer. Junto a numerosas consignas relacionadas con la lengua o con el nacionalismo catalán, los participantes en el acto dirigieron sus protestas con reiteración hacia la gestión de Compromís. «Es precís tirar a Compromís», corearon en diversas ocasiones los manifestantes, que también tuvieron palabras de recuerdo para Joan Ribó, Vicent Marzà y Mónica Oltra. Incluso cuando un señor se tropezó con los bordillos colocados en San Vicente para preservar el carril bus, no faltó quien recordó que la obra tiene como autor a Giuseppe Grezzi, también de la coalición nacionalista. No se desaprovechó ocasión.

La manifestación no contaba con ningún apoyo organizativo de los partidos clásicos. Ni siquiera todos los valencianistas se sumaron al evento. Sin embargo, antes de la 12 de la mañana ya se veía que la marcha iba a contar con un apoyo importante en relación a anteriores convocatorias de este signo.

Los diputados y dirigentes del PP Luis Santamaría y Vicente Betoret acuden al acto

Los organizadores, cuando se presentó la manifestación, estimaron que reuniría a más de 100.000 valencianos. No llegó a tanto, pero ciertamente que detrás de la pancarta, el desfile de ciudadanos por cualquier punto del centro de Valencia se prolongó durante cerca de media hora. Cuando la cabecera de la manifestación llegó a la plaza de América, se esperó a los retrasados, algo nada habitual en las últimas décadas en lo que se refiere a los actos convocados por formaciones de signo valencianista.

La pancarta con la que se inició la marcha replicaba el lema de la convocatoria e iba sostenida por la representante de Torres Blaves, Isabel Rubio; el presidente de la FCECRV, Juan García Sentandreu; Cristina Seguí, la exdirectiva de VOX y columnista política; Jorge Campos, de la Fundación Círculo Balear; Vicente Morro, de la Federación Católica de Padres de Alumnos; o el torero Vicente Barrera, entre otros, además de contar con la participación del cantante Francisco, quien al concluir el acto cantó el himno regional, o el presidente de Vox, Santiago Abascal.

Pocas filas más atrás de la cabecera se situaron algunos miembros destacados del PPCV, así como cargos populares en el Ayuntamiento de Valencia durante el mandato de la fallecida Rita Barberá. Finalmente, y a pesar de que el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, anunció como probable su presencia a título personal, ni se le vio ni fue citado en los agradecimientos por su asistencia realizados en la plaza de América. Sí se nombró al presidente de la gestora del PP en Valencia y diputado autonómico, Luis Santamaría, así como al expresidente popular en la Comunitat y también parlamentario, Vicente Betoret.

«Después de las declaraciones de Puigdemont o de Joan Tardà, o de la actitud de Compromís hacia la lengua o las señas de identidad valenciana, tenía claro había que estar aquí», señaló Santamaría, quien acudió a título personal «si bien no puedo desprenderme de mi condición de diputado y presidente de la gestora». También sin mediar instrucción del partido acudió Betoret: «Estoy aquí a título individual ante la senda hacia la que nos lleva el Consell, la misma de Cataluña».

La marcha se desarrolló sin incidentes. Prácticamente cada manifestante acudió con una bandera, sino con as dos, la española y la de la Comunitat. Tanto en la marcha como en los discursos posteriores se reivindicó la «identidad valenciana» y se protestó contra el «adoctrinamiento catalanista».

García Sentandreu afirmó en su discurso de cierre de la movilización que en la Comunitat «sufrimos dos peligros, el nacionalismo catalán que pretende apropiarse de nuestra cultura y dominar las instituciones valencianas, y el nacionalismo de valencianos catalanistas que adoctrinan a la sociedad para llevarnos por el mismo camino que Cataluña». Los intervinientes en la ronda de discursos reiteraron: «Som valencians. Somos Españoles. No als paísos catalans», y advirtieron de que el «nacionalismo catalanista en las instituciones y en las calles es un caballo de Troya para lo que quieren destruir la libertad e identidad como valencianos».

Más

Fotos

Vídeos