Malestar en el MuVIM tras desmarcarse Rius de los pagos a afines a Compromís

El director del MuVIM, Rafael Company, junto al diputado provicial de Cultura Xavier Rius, de Compromís. / manuel molines
El director del MuVIM, Rafael Company, junto al diputado provicial de Cultura Xavier Rius, de Compromís. / manuel molines

Los técnicos del principal museo de la institución provincial consideran que el área de Cultura no ha defendido la tramitación de las adjudicaciones

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

El modo en que el área de la Diputación de Valencia ha intentado sacudirse 'el muerto' de las sucesivas contrataciones, muy peculiares, en el MuVIM de servicios a empresas y personas que, además, son afines a cargos de Compromís que durante un tiempo tuvieron vinculación con el propio área de Cultura de la corporación, ha generado un importante malestar entre los gestores y técnicos del museo más importante de la institución provincial. El MuVIM ya se vio involucrado en un extraño modo de adjudicar dos contratos para realizar sendos catálogos de una exposición a otras tantas imprentas de confianza de la corporación, por contar ambas con el mismo administrador. En el caso actual de las contrataciones de los servicios, también se registraron encargos dobles, de tres meses, para contratar a los guías del museo, si bien ambos contratos acabaron en los mismos bolsillos, uno adjudicado a una empresa y el posterior a un particular que, en realidad, era el administrador de la firma. Otra vez. Tanto en el caso de los catálogos como ahora con los guías, el área de Cultura de la Diputación se ha pretendido desentender de la situación. Ese desmarque está tensionando la relación entre el MuVIM y los responsables políticos de la corporación. El diputado de Cultura, Xavier Rius, ya ha deslizado, tanto en el ámbito de Compromís como al explicar la situación a otros compañeros de la institución, que los técnicos del museo se la han vuelto a jugar en el caso de la contratación del servicio de guías. Después de que LAS PROVINCIAS desvelase el peculiar modo en que se contrata a la empresa de los actores que entre 2015 y 2017 han realizado el servicio de guía y animación de la exposición permanente, la Diputación elaboró un comunicado. Según fuentes vinculadas al museo, la explicación oficial de la situación se elaboró desde la corporación sin contar con el propio MuVIM. La nota achaca en repetidas ocasiones a la dirección del museo todo el proceso de tramitación.

Un decreto de la Diputación fechado el 29 de diciembre de 2015 resolvió aprobar la contratación del «servicio de visitas guiadas de la exposición» por un presupuesto de 16.747 euros (el tope legal para las adjudicaciones directas, a dedo, bajo el formato de contratos menores es de 18.000 euros), durante 15 días de ese mes de diciembre y el primer trimestre de 2016. «Atendido el informe de la Dirección del MuVIM», según el decreto, se encargó a Somnis. En junio de 2016 se aprobó el pago de una factura emitida por Francisco R. P. por el concepto 'Servicio de actores-mimos en exposición permanente mes de abril', así como otra por los días 1 y 2 de mayo, por un valor total de 5.000 euros. Mismo servicio, adjudicado primero a la empresa y luego a su administrador, que además es hermano del que entonces era asesor de Rius y actualmente es teniente alcalde de Paterna por Compromís.

El 28 de febrero de 2017 volvió la burra al trigo. Se resolvió entonces otro decreto, también por la «contratación de servicio de visitas guiadas en la exposición», con un presupuesto de 17.775 euros (aún más cerca del tope de los contratos menores), por un periodo de tres meses. De nuevo la Diputación se decantó por Somnis, «atendiendo el informe de la Dirección del MuVIM» donde, «dada la experiencia de dicha empresa», se considera la entidad más adecuada. Igualmente, el 3 de julio del año pasado, un decreto del diputado Xavier Rius resuelve la contratación a Francisco R. P.. Tres meses más. Otra vez al filo, por 17.775 euros; otra vez al administrador de Somnis, que ha cobrado facturas por estos servicios, al igual que lo ha hecho el hermano del teniente alcalde, a título personal, y hasta su cuñada, que igualmente es administradora de Somnis.

Tanto con los catálogos como con los guías del museo, la Diputación se ha tratado de desentender

Según explicó la Diputación de Valencia en el comunicado emitido el pasado jueves, el MuVIM cuenta con un servicio logrado bajo concurso público (en el que Somnis quedó la quinta de seis aspirantes), y si se contrató a la empresa fue por su experiencia (ya trabajaba en el museo en los años del PP al frente de la corporación provincial), si bien la idea corrió a cargo del director del museo, Rafa Company.

«A propuesta de la dirección del museo se contó con aquellos profesionales que hasta la fecha, y también en anteriores legislaturas, habían prestado este servicio», indica la Diputación, una idea que reiteró posteriormente: «Cuenta con el visado del técnico contable, la propuesta técnica de la dirección del museo y la fiscalización de la intervención pública». E insiste: «Hay que remarcar que, a propuesta de la dirección del museo se contó con el equipo de personas que han estado desde el año 2005 hasta su cierre, el 2014, prestando el servicio». Este modo de señalar hacia el museo como el único responsable de la tramitación, desvinculándola de la relación de extrema afinidad que se dio cuando un hermano del administrador de Somnis permaneció un año como asesor directo de Rius, ha causado sorpresa y malestar en el MuVIM, según confirmaron a este periódico fuentes vinculadas al museo.

Fotos

Vídeos