La mitad de las grandes ciudades de la Comunitat Valenciana incumple la ley de publicación de contratos

Valencia, con la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el puerto al fondo.
Valencia, con la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el puerto al fondo. / J. MONZO

Transparencia Internacional denuncia que Valencia y Alicante, los municipios que acumulan más adjudicaciones, obvian la norma

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

La ONG Transparencia Internacional (TI), en el seguimiento que realiza sobre el modo en que las administraciones públicas españolas publicitan los contratos y licitaciones, advierte en uno de sus últimos informes de que la mitad de los grandes municipios de la Comunitat incumplen la Ley 20/2013 de Garantía de la Unidad de Mercado, la que garantiza la correcta difusión de los datos sobre contratación pública.

De las diez grandes urbes valencianas, cinco se mantienen al margen de la transparencia, incluida la capital Valencia, donde su alcalde, Joan Ribó, aseguró nada más recoger la vara de mando que su intención era convertir el consistorio en una administración «con paredes de cristal». De momento, el cristal permanece tintado en el Cap i Casal. No es la única.

De nada parece haber servido el escarnio público de aparecer en las listas negras de la opacidad en la contratación. Los ayuntamientos de Alicante, Valencia, Orihuela, Torrevieja y Sagunto se mantienen al margen de una tendencia, la de cumplir con las normas de transparencia, que sí ha calado en la mayor parte del resto de las administraciones valencianas, que durante los anteriores controles también quedaron en evidencia pero que en un año han reaccionado.

La Generalitat y Les Corts ya se han unido a la plataforma tras el primer aviso de infracción

Transparencia Internacional realiza un test a más de un centenar de ciudades españolas. De los 110 municipios, la ONG recoge en su último informe de mayo de este año que la mitad (56 grandes urbes, el 51% de las analizadas) cumple la ley y publica en la plataforma de contratación pública estatal. En la otra mitad quedan, algunos de los municipios valencianos de mayor envergadura. Al menos, los dos centros urbanos más grandes: Valencia y Alicante, que además son los que atraen el mayor volumen de contratos públicos de ámbito municipal.

El informe de TI refleja una evolución. En enero de 2016, apenas tres autonomías y un tercio del centenar de ciudades testadas cumplían la ley. En julio del año pasado, el número de regiones que atendían el espíritu de la ley se había doblado. Ya eran seis, aunque la Comunitat no estaba entre ellas y sólo una de las grandes ciudades valencianas (Elche), ni tampoco Les Corts.

Opacidad

En ninguna de esas dos comprobaciones la región logró una nota positiva.La dispersión y deficiencia de sus datos se constataba al comparar el modo en que se difunden los contratos públicos en otras partes de España. La Plataforma de Contratación del Sector Público (PCSP) es una especie de mural virtual desde donde el que se accede de manera agrupada al denominado «perfil del contratante». Eso permite saber quién licita, a quién lo adjudica, cuándo empieza el concurso, plazos de ejecución y en virtud de qué bases legales se realiza la contratación.

Con excepción de las tres diputaciones (la de Valencia no superó el examen que la ONG realizó en enero, pero sí en julio de 2016), el resto de grandes instituciones públicas valencianas incumplía la ley hasta este año, según TI. No publicaban las adjudicaciones en la plataforma de contratación del sector público, según la ONG. Sin embargo, todo eso ha cambiado. La Generalitat aparece ya en el lado de los cumplidores, al igual que Les Corts y las diputaciones. Igualmente, entre las diez grandes ciudades de la Comunitat, a Elche se han sumado Castellón, Gandia, Torrent y Benidorm.

Sin embargo, Valencia, Alicante, Torrevieja, Orihuela y Sagunto se mantienen al margen de esa necesidad de dar luz a sus contrataciones públicas. La alcaldía de dos de ellas (Sagunto y Valencia) corresponden a Compromís, mientras que el PSPV encabeza el consistorio alicantino, el PP lidera el oriolano y Torrevieja está desde 2015 en manos de una gran coalición unida para evitar que la alcaldía fuese gobernada por los populares.

A pesar de que el promedio de las grandes ciudades de la Comunitat al margen de los preceptos de la ley es similar al nacional, pues TI señala que son la mitad en los dos casos, en el caso de las capitales más pobladas, Valencia y Alicante, se sitúan en un espectro mucho más minoritario. Las dos capitales de provincia están entre las más importantes de España demográficamente hablando.

En el informe de la ONG se comprueba que de las decena de ciudades del país más pobladas, sólo cuatro incumplen la ley de transparencia en la licitación: Valencia, Alicante, Murcia y Sevilla. El resto (Madrid, Barcelona, Zaragoza, Málaga, Mallorca y Bilbao) sí atienden a la necesidad de publicar sus licitaciones. Los datos de TI demuestran que, con excepción de Málaga, se produce un diferenciamiento entre el modo de proceder en los grandes ayuntamientos del norte del país y los del sur.

Pioneros con Transparencia

El pasado 9 de diciembre de 2015, la Generalitat firmó un convenio con Transparencia Internacional. En el Consell destacaron que eran el primer gobierno autonómico que suscribía con TI un acuerdo contra la corrupción. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, afirmó que suponía un avance para restablecer la honradez del Consell. Un més más tarde, la ONG ya indicó que el Ejecutivo valenciano incumplía la ley. En su último informe, TI ya da su visto bueno a la manera en que la Generalitat presenta su información.

Fuentes de Les Corts advirtieron, tras el suspenso recibido en julio de 2016, que aquel varapalo no equivalía a que se estuviera realizando algo turbio. Sin embargo, la opacidad siempre genera dudas. Desde la Cámara valenciana se hizo un esfuerzo para que la maquinaria interna asumiese la necesidad de difundir sus licitaciones.

Fotos

Vídeos