Trapero se plantó ante Puigdemont, Junqueras y Forn por el 1-O

Josep Lluís Trapero. / Efe

El mayor de los Mossos queda en libertad sin fianza y declara que advirtió a la «cúpula política» de que no formaría parte del «plan político»

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha dejado en libertad al exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero y le ha mantenido las medidas cautelares que ya le impuso el pasado 16 de octubre: comparecencias quincenales en el juzgado más cercano, retirada de pasaporte, prohibición de salida del territorio nacional e indicación de un teléfono de contacto donde esté localizable.

La magistrada ha descartado la petición inicial de la Fiscalía, que había solicitado, al finalizar la comparecencia de Trapero, que le dejase en libertad pero bajo fianza de 50.000 euros.

Más información

El Ministerio Público ha justificado la fianza debido a la "agravación de la situación procesal" de Trapero y "por ocultar" dos reuniones previas con el presidente Carles Puigdemont, el Consejo de Interior y otros mandos policiales sobre el referéndum ilegal del 1 de octubre, "sobre el que no llevó a cabo ningún intento de impedir su celebración".

Trapero ha estado declarando durante casi dos horas y media ante la titular del Juzgado Central de Instrucción número tres, que le imputa un segundo delito de sedición, esta vez por la "total inactividad" de los Mossos para evitar el referéndum independentista ilegal del 1 de octubre.

En su intervención, Trapero ha afirmado a la juez que tuvo estas reuniones con Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconsejero del Interior Joaquim Forn sobre el 1-O, en la que les dijo que "iba a ser un problema de orden público la celebración del referéndum" y que los Mossos no formarían parte del "plan político".

No obstante, fuentes jurídicas han recordado que Trapero "no hizo nada para evitarlo" y que no ha podido justificar su intención de cerrar los colegios electorales.

«Total inactividad»

El mayor de la policía autonómica catalana ya estaba imputado por un delito de sedición, en concreto por los incidentes ocurridos los pasados 20 y 21 de septiembre, durante los registros en sedes de la Generalitat dentro de la operación ‘Anubis’. Pero ahora la magistrada ha decidido ampliar la investigación al día del referéndum tras la declaración del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos.

Más de cuatro meses después de su última declaración, en los que Trapero ha sido apartado de su cargo al frente de los Mossos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Lamela ha recibido nuevos indicios sobre la "total inactividad" de la policía autonómica el día del referéndum al constatar que existió un "plan premeditado para evitar actuar".

n plan que, según el auto de Lamela en el que citó a Trapero para este viernes, "procedía de la cúpula policial de Mossos d'Esquadra", comandada por Trapero y "en conexión directa con los miembros del comité estratégico" de la hoja de ruta secesionista.

Fotos

Vídeos